Patricio Cassinoni amplía los contenidos de “Only One” para “Sólo es sexo”

Patricio Cassinoni ajustando la cámara para uno de sus retratos
Patricio Cassinoni ajustando la cámara para uno de sus retratos

Esta semana tuvo lugar finalmente la sesión fotográfica con la que el artista Patricio Cassinoni continuaba su serie “Only One” en Madrid. El “shooting”, que tuvo lugar entre el martes y el miércoles, formó parte de las actividades paralelas de la exposición “Sólo es sexo” que comisarío hasta el día 21 de mayo en la galería Fernando Pradilla de Madrid, y gracias a la cual también hemos podido disfrutar de una mesa redonda de escritores españoles que trabajan sobre temáticas eróticas y una sesión de dibujos, “KamasuTRAZOS”, con la que Mr. Simplemente, otro de los artistas de la muestra, invitó a los participantes a plasmar sus pensamientos más sensuales y sexuales en forma de dibujo.

A la propuesta de Patricio Cassinoni acudieron finalmente más de 25 personas, tanto hombres y mujeres, y de diferentes edades, lo que enriqueció sobremanera el resultado final. De esta forma, tras Dublín (donde se inició el proyecto) como en Barcelona, Madrid forma ya parte de una serie en lo que el artista le da un giro al concepto de retrato y reflexiona sobre la desnudez del individuo invitándole a posar con su prenda de vestir favorita, pero solo con esa. En realidad, no es esta un análisis sobre cómo nos desnudamos ante la cámara, sino más bien sobre cómo nos tapamos, y sobre otros conceptos como los de pudor, exhibicionismo, la idea que tiene cada uno de sí mismo y el cuerpo como campo de batalla.

Tengo que daros las gracias a todos los que habéis hecho posible este tercer capítulo de “Only One”, que a su autor le gustaría ver pronto materializado en formato fotolibro: Desde a los responsables de la galería como a cada uno de los modelos que os prestasteis a hacer grande el proyecto. También a Isabel Lázaro, galerista en Barcelona de Patricio, al que creemos que hemos tratado en Madrid con el mayor de los cariños.

Ahí os dejo unas cuantas imágenes sobre cómo fueron algunas de las sesiones. Si os gustan, la verdad es que no tienen nada que ver con el estupendo trabajo que hizo el artista y con el que esperamos disfrutar en breve. Porque “Only One” es un work in progress, y muy pronto se ampliará en otros destinos. Y allí, nos volveremos a quitar el sombrero (o lo que haga falta) con su autor.

Un Art & Breakfast pasado por agua

Málaga celebra este fin de semana la segunda edición de su feria de arte emergente Art & Breakfast. Más conservadora que el año pasado y con mejores propuestas, la lluvia fue la gran protagonista de su inauguración

Detalle de la habitación de El Catascopio
Detalle de la habitación de El Catascopio

Art & Breakfast se trasladó en su segunda edición de enero a mayo en este 2016 muy posiblemente para aprovecharse del buen tiempo y continuar con el alto número de visitas que cosechó en 2015. Entonces la expectación era máxima y mucha la curiosidad de saber cómo funcionaría una feria en esta ciudad andaluza que ya lo tenía casi todo: Universidad, artistas, galerías y museos. Pues bien: ayer viernes, día de la inauguración, cayó una tromba de agua como no podría haberse imaginado (dicen que incluso llovió en la ciudad todo lo que lo había hecho en lo que se llevaba de año y algo más). La primavera es lo que tiene. De esta forma, fue el tiempo el que deslució una presentación en lo que a público se refiere, y que volvió a convertir el Hotel Room Mate Larios en su cuartel general.

Y eso que en esta segunda entrega hay buenas propuestas. Un evento que, como apuntaba alguno de los participantes, parece que empieza a definirse más como feria de proyectos que como feria de galerías. Eso no es del todo malo. Este año la cita es más conservadora. Pocos expositores se han planteado lo de transformar la habitación del hotel en otra cosa, como sí hicieran el año pasado agrupaciones como Espacio Cienfuegos. Quizás aquí la excepción sea La Casa Amarilla, con un alegato a la muerte en el que lo escenográfico -con mucha tierra y muchas plantas, que demasiado se parece a un proyecto anterior de Verónica Ruth Frías-  se termina por comer las obras de los artistas, que además quedan contenidas en diminutas placas de Petri.

Detalle del proyecto de Victoria Maldonado en Casa Sostoa
Detalle del proyecto de Victoria Maldonado en Casa Sostoa

Art & Breakfast cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga, (y, por lo mismo, del dinero público, lo que no tiene por qué ser a priori negativo), y también con una ciudad con grandes instituciones artísticas, de momento aún ensimismadas y comprometidas con la feria. Así, por convocatoria pública, el Área de Cultura del consistorio de la ciudad reservó cuatro habitaciones en este 2016. La de Casa Sostoa es con diferencia lo mejor de esta edición, con un proyecto, “Conflicto”, en el que maridan a la perfección la pieza cerámica sobre la cama de Victoria Maldonado, el gran lienzo de José Luis Valverde y las obsesiones en torno al Guernica de José Luis Puche. Valverde repetía en otra de ellas, la de Columna JM, que ha apostado por el arte emergente y en formato pictórico, con buenos ejemplos de Hadaly Villasclaras y Alejandro Castillo, la próxima apuesta de la galería. Por último, y una planta más arriba, La Casa Rosa y Trincharte. La propia feria unía a estas cuatro apuestas otras dos: la del espacio de diseño Estudio Santa Rita (más que recomendable) y el espacio Artista de Lujo, con una desconcertante propuesta performantica.

Fuera de estos reductos mimados, la calidad se concentra en la planta segunda, con honrosísimas excepciones en la tercera. Y allí menciono a tres expositores: el del barcelonés El Catascopio (Manolo Acedo), Arte a un Click (que anuncia novedades en su modelo de negocio) y GACMA, que el año pasado ya se llevó un premio a mejor espacio de la feria y que intentará revalidarlo con una buena nómina de artistas: Arturo Comas, Cyro García, Antonio Montesinos, la ya mencionada Verónica Ruth Frías… Bajamos un piso para reencontrarnos con Factoría Arte y Desarrollo, donde se vuelve a abusar en ferias de Javi al Cuadrado y, por tanto, donde resulta más novedosa su compañera de habitación, Cristina Lerma. De Veo Arte En Todas Partes nos quedamos con José Antonio Vallejo y David Catá. Y en GrundKreuz nos reciben Juan Yuste, Irene Cruz y Andrea Perissinotto. Una última maravilla: la habitación de Javi Calleja (la única a la que le sienta bien la horrible iluminación del hotel. De hecho, es que la apaga). Sus dibujos mínimos son presagio de algo muy grande.

La habitación de GACMA en Art & Breakfast
La habitación de GACMA en Art & Breakfast

Ya en el hall del hotel, los Solo Projects de una feria que cuenta esta vez con Martín Moniche y Semíramis González entre sus asesores. Extraño nombre para un sector en el que se mezclan publicaciones (Chucherías de Arte y Duck Out! Magazine merecen la parada) y proyectos personales, donde resalta el de Marcos Moreno Pons, junto al de Inchelangelo, muy en la esfera de Juan Francisco Casas. En este mismo ámbito, Pablo Mesa invita a participar en la elaboración de una instalación efímera con plantas y agua (de nuevo el agua, la misma que maltrataba y combaba los papeles en muchas habitaciones) para la terraza del establecimento.

Hablábamos antes de la gran implicación de las instituciones artísticas de la ciudad con la feria, y ello redunda en un más que correcto programa de actividades paralelas. El más implicado es el Museo Carmen Thyssen-Málaga, sede de un nuevo programa, “Play it”, en una doble vertiente: de un lado, hoy sábado, la proyección en su auditorio de un nutrido ciclo de vídeo emergente (el arte nuevo es seña de identidad de esta feria, donde los precios no suelen dispararse demasiado). De él forman parte desde Emmanuel René Florance, hasta David Aguilar, Javier Irigoyen, Irene Cruz o Michele Manzini. De otro, las cuatro performances que esperan al espectador en el hall del museo mañana domingo, ejecutadas por Alberto Bernal, Álvaro Fernández Caboalles, José Antonio Vallejo y Juan Yuste del Valle.

Obras de Marcos Moreno en los Solo Prjects
Obras de Marcos Moreno en los Solo Prjects

Por su parte, el CAC Málaga, la Casa Natal de Pablo Picasso, La Térmica, el Picasso y el Ateneo se han convertido en sedes de diferentes seminarios y conferencias (las que han reunido al fotógrafo Christian Lagata, la jurista Almudena Gómiz, el colectivo Grundkreuz o la comisaria Semíramis González). También han organizado visitas privadas especiales a sus expos y colecciones, como la del Picasso-Málaga al finalizar la jornada de la apertura. El broche de oro, con agua o sin ella, vendrá dado por la fiesta oficial en el Larios esta misma noche y la entrega de premios, en la clausura, de mañana domingo.

José Salguero. Espinete son los padres

""Hello Kitty" es arrestado en la puerta del Sol", de José Salguero
“”Hello Kitty” es arrestado en la puerta del Sol”, de José Salguero

Hace unos días leía una entrevista a unos gestores culturales (el nombre es lo de menos) que se quejaban de cómo educamos a los niños, durante su infancia, en el mundo de Disney para lanzarlos luego, ya más creciditos y a pelo, a una sociedad ultralibertal y turbocapitalista en los que todo es un poquito más “The Walking Dead”. Hay artistas que este desequilibrio lo tienen más claro y, entre ellos, se sitúa José Salguero (Madrid, 1985). No en vano, cierto extrañamiento es la bilis que destilan todos sus trabajos, en los que conceptos, que no por cercanos debemos aceptarlos como asumidos o conocidos, bien sean la violencia, la religión, el sexo o la alienación del individuo, pululan a sus anchas demostrándonos que sentimos seguridad y confort en nuestro entorno “por encima de nuestras posibilidades”.

Hablábamos de violencia. Esta también puede ser verbal y visual. Salguero, en sus dos líneas de trabajo (la de muralista, en la calle, y la de pintor, sobre el lienzo) utiliza como “armas” herramientas más o menos reconocibles para propiciar el acercamiento y que el zarpazo sea efectivo. Se entiende ahora mejor su interés por la cultura popular, por las fórmulas figurativas, por la ironía y el sarcasmo como recursos. Mientras todos seguimos riéndonos de ese chiste que no terminamos de entender no nos damos cuenta de que el flanco de su ridiculización somos nosotros mismos.

"Tío Gilito necesita algo más que dinero para ser feliz"
“Tío Gilito necesita algo más que dinero para ser feliz”

Hemos convertido el caos y la destrucción en parte del sistema, en ingredientes básicos de nuestro parque temático del día a día. Cuando uno ve a la cerdita Peggy reconocer su veganismo o al pato Donald incendiar un automóvil se da cuenta de que no es el único que se ha hecho mayor. Y cuando además observa como un absurdo tipo vestido de Hello Kitty es detenido en la Puerta del Sol se cerciora de que la nuestra de la infancia se cerró de golpe y para siempre. Entonces es preciso enfundarse el casco de guerra y tomar el parque infantil como trinchera. Si a ello se suma que Tinky Winky es un secuestrador de niños, la lectura no puede ser otra que todas las generaciones están ya perdidas. Salguero lo avisó y no le hicimos caso. Lo peor no es que Espinete no exista: lo malo es que Espinete, como Day Vader pero en versión cañí, es nuestro padre.

Virgen Trono. 2014,óleo Sobrelienzo 150 X 150 Cm.José Salguero

La presentación de “Los piscolabis del Cuarto” en imágenes

Dos chicas contemplan las obras de Germán Gómez de la exposición "Los piscolabis del cuarto"
Dos chicas contemplan las obras de Germán Gómez de la exposición “Los piscolabis del cuarto”

Pues ya están en marcha “Los piscolabis del Cuarto”, que ayer se presentaron en El Cuarto de Invitados (Mesón de Paredes, 42, segundo) junto a un montón de amigos. Nos acompañaron algunos de los invitados, como Germán Gómez y Julio Falagán, así como Belén Palanco y Raquel Ponce (¡gracias mil por las flores!). Eso significa que echamos mucho de menos a Fernando Centenera (al que esperamos el sábado 7 para celebrar su charla), José Antonio Mondragón, José Robles, José María Luna y Semíramis González. Sabemos que muy pronto os tendremos entre nosotros, de forma que la pena se hizo menos.

También pasaron por allí un montón de gente conocida a la que queremos, y seguro que me olvido de un montón de ellos: Los coleccionistas Iván Igual Palero y Antonio Lobo; los gestores Carlos Copertone, Jesús Cano, Alejandro Alcázar de Velasco y Anneke Raskin; y artistas, una legión de artistas: Blanca Gracia, Clara Sánchez Sala, Mar Sáez, Federico Sposato, Antonio Fernández Alvira, Santi Ruiz, Raúl Díaz Reyes… Y muchos más cuyos nombres irán brotando según vaya disminuyendo la excitación de la alegría de haberlos visto y se imponga la serenidad. Perdonad ahora la desmemoria…

Algunos de los responsables de "Los piscolabis del Cuarto"
Algunos de los responsables de “Los piscolabis del Cuarto”

Ellos, en conjunto, pudieron descubrir de primera mano la filosofía de esta tercera entrega de El Cuarto de Invitados; conocer cómo será la mecánica de las charlas (siempre a puerta cerrada, pero siempre retrasmitidas por redes sociales); picar un poco (como si de un gran piscolabis que reuniera a todos se tratara) y brindar con las cervezas artesanales Cascabel de nuestro patrocinador ; y disfrutar con las obras de la expo que las complementan, y que reúne a los artistas que los propios invitados de estos piscolabis decidieron que fueran sus “acompañantes” a los mismos: Isidro López Aparicio, Gorka Olmo, Olga de Dios… Hasta finales de junio podéis acercaros a conocerlas todos los fines de semana. Los chicos del cuarto (Valeria, Marta, Antonio, Manuel, Ciprian, Juan, Víctor y Quico) -a los que aprovecho ahora para dar de nuevo las gracias por su generosidad, su implicación y su inmejorable trabajo- estarán encantados de recibiros. Estáis todos invitados

Y recordad nuestro “hastag”: #Lospiscolabisdelcuarto

#LosPiscolabisDelCuarto ya están en marcha

Un momento del piscolabis de Julio Falaggán y Germán Gómez en El Cuarto de Invitados
Un momento del piscolabis de Julio Falaggán y Germán Gómez en El Cuarto de Invitados

El Cuarto de Invitados (ECI) nació hace unos meses con una vocación muy clara: poner en contacto a sus promotores, un nutrido grupo de artistas recién licenciados, con el sistema artístico imperante. Y si Mahoma no venía a la montaña -pensaron- hagamos que la montaña venga a Mahoma. Esa montaña era la vivienda de tres de ellos, refugio común de todos, en cuyo salón han comenzado a ocurrir cosas muy interesantes y que han convertido este espacio doméstico en un ámbito alternativo de referencia en la escena madrileña.

El proyecto tiene una filosofía muy sencilla pero efectiva, que llega ahora a su tercera entrega. Los chicos y chicas del cuarto seleccionaron a un primer comisario afín, el crítico y profesor Óscar Alonso Molina, que a su vez les introdujo en su salón un concierto de rock de Abdul Vas. Siguiendo las reglas del juego de ECI, ese comisario eligió al siguiente, la historiadora y periodista Susana Blas, que a su vez se apoyó en un artista cercano y urbano para los muchachos del Cuarto como es 2Jotas, con el que durante las últimas semanas ejecutaron una punzante crítica sobre la precariedad de la vivienda.

Es ahora nuestro turno, y nuestra aportación a El Cuarto de Invitados será lo que hemos venido en llamar “Los piscolabis del cuarto”. En realidad, la propuesta pretende ser una vuelta al planteamiento inicial del espacio que la alberga. Los jóvenes artistas de ECI querían conocer el mercado, meter la cabeza (que no la pata) en él. Que la montaña venga de nuevo a Mahoma. Pues bien: nada como el salón de tu propia casa para transformarse en un pequeño “laboratorio” en el que los “experimentos” (que tenemos intención de hacer con gaseosa y medialunas) puedan ser controlados a su propio gusto.

Esta no será una exposición al uso (aunque también la habrá), sino un ciclo de mesas redondas y charlas muy de andar por casa. Un proyecto que no nace y muere en su inauguración, sino que se desarrolla a lo largo de los dos meses que ocupamos El Cuarto de Invitados: los de mayo y junio de 2016. Cada semana, por su salón irán pasando diferentes agentes artísticos ya asentados para compartir sus experiencias con los chicos de ECI y que estos puedan conocer de primera mano los vericuetos del sector y del mercado. Nada de una mesa y un micrófono que generen una barrera psicológica entre los expertos y los recién llegados, sino un formato muy de mesa camilla, muy de brasero y mantita, desde el que hacer sentir cómodos a nuestros agasajados (que se sientan como en su propia casa) y generar un ambiente propicio entre los anfitriones para que la distensión se convierta en reflexión.

Germán Gómez (centro) y Julio Falagán (der.) durante su "Piscolabis"
Germán Gómez (centro) y Julio Falagán (der.) durante su “Piscolabis”

¿Y quiénes serán nuestros invitados a “Los piscolabis del cuarto” durante estas jornadas? Pues, durante las diferentes semanas que estos se desarrollen, no queremos dejar ningún cabo suelto. Por aquí pasarán dos artistas, Julio Falagán (Valladolid, 1979) y Germán Gómez (Gijón, 1972), creadores que pertenecen a dos generaciones diferentes pero que ya dialogan de tú a tú con el mercado. Cada uno de ellos rememorará para los chicos del Cuarto cómo fueron sus inicios y su relación actual con museos y galerías, y todo lo que los rodea sin formar parte de ellos. Queremos contar también con galeristas, como Raquel Ponce y José Robles (Ponce+Robles), para que ellos les expliquen de primera mano cómo funciona esto del galerismo español comparado con el extranjero. Nos visitará José María Luna, director de la Fundación Picasso y responsable de la filial del Pompidou en Málaga y del Museo Estatal de San Petersburgo en la misma ciudad. Saldremos así del circuito madrileño y conoceremos el sentir de las instituciones públicas. También juegan cada vez un mayor papel las ferias, por lo que invitaremos a chatos y risas a José Antonio Mondragón, artífice de Art&Breakfast en Andalucía y de We Are Fair en Madrid. Y, por supuestísimo, a un coleccionista, y ahí será fundamental la aportación de Fernando Centenera. Por último, nos encantará compartir momentos con una periodista vinculada a los medios artísticos como es Belén Palanco, corresponsal en España de “The Art Newspaper“, y una comisaria, la joven -aunque sobradamente preparada- Semíramis González, que además es una interesante bloguera.

Jugamos con los conceptos de público-privado, intimidad-exposición pública, y todas estas charlas serán a puerta cerrada, para que los integrantes de ECI saquen el máximo partido de ellas, sin interferencias. Pero permitiremos que el vecino o la vecina pongan el vaso de cristal entre su oreja y nuestra puerta e intente descubrir lo que tramamos en el interior. Para tal fin usaremos las redes sociales y el hastag #LosPiscolabisDelCuarto, de forma que los encuentros puedan seguirse “on line”, pero no en vivo, sólo con la distancia o cercanía que impone la web.

Y como somos conscientes de que, vosotros, los visitantes del Cuarto, termináis siempre por dotar de sentido a lo que en él tiene lugar, también vamos a preparar una exposición más convencional en sus estancias para quien quiera venir a reencontrarse con nosotros en sus jornadas de puertas abiertas al público los fines de semana. Para ella, hemos propuesto un segundo juego a nuestros homenajeados: de igual manera que cuando alguien es invitado a una cena se trae consigo una botella de vino, un postre o unas flores para agasajar a sus anfitriones, hemos pedido a los agentes que participarán en los piscolabis que nos cedan una obra de su propia colección. Los autores de esos trabajos serán como sus acompañantes a las meriendas-cenas con las que nosotros les honramos y permiten que el proyecto se convierta en algo aún más rizomático: un comisario seleccionado por otro, que a su vez elige a los integrantes de su proyecto, que seleccionan cada uno a un artista… No vamos a desvelar sus apuestas ni los motivos de su elección, aunque sí adelantamos que estaremos rodeados de obras de Gorka Olmo, de Raúl Díaz Reyes… Para ello, tendréis que acompañarnos desde el 30 de abril.

Pero os aseguramos que el resultado, que se irá además enriqueciendo cada semana con la documentación de cada uno de los encuentros (recuerdos que irán rodeando a las obras aportadas), esconde grandes apuestas y dice mucho de sus “seleccionadores”. Porque que todo sea muy hogareño no significa que no se haga con la mejor de las intenciones, como si de un palacio o un castillo se tratara. Y, como dice el refrán: “antes de tomar casa donde mirar, mira su vecindad”. En ésta, solo entran los mejores, los que nos hacen sentir en buena compañía mientras picamos algo y fomentamos que nos pique la curiosidad.

Anuncio de "Los Piscolabis del Cuarto"
Anuncio de “Los Piscolabis del Cuarto”

Programa completo de “Los Piscolabis del Cuarto”

(a puerta cerrada. Recuerda que podrás seguirlos a través de las redes sociales)

 28 de abril de 2016: Julio Falagán  y Germán Gómez

 7 de mayo de 2016: Fernando Centenera (coleccionista)

 20 de mayo de 2016: José Robles y Raquel Ponce (galeristas)

27 de mayo de 2016: Belén Palanco (crítico y periodista).

10 de junio de 2016: Juan Antonio Mondragón (Director de We Are Fair y Art & Breakfast).

17 de junio de 2016: Semíramis González (comisaria).

 23 de junio de 2016: J. María Luna (Director de la Fund. Picasso-Málaga, Pompidou / Museo Estatal San Petersburgo).

El Cuarto de Invitados momentos antes de la presentación de "Los Piscolabis de Cuarto"
El Cuarto de Invitados momentos antes de la presentación de “Los Piscolabis de Cuarto”

José Luis Valverde (pintor)

«En arte, nunca es acertado tratar de inventar la pólvora»

Iba para médico o enfermero, pero se dio cuenta a tiempo. Y eso que tenía antecedentes artísticos en la familia. José Luis Valverde es ahora uno de los pintores andaluces más prometedores, sobre todo por su forma de abordar el estatismo de la imagen audiovisual. Su trabajo «Dará que hablar»

José Luis Valverde, pintor
José Luis Valverde, pintor

Nombre completo: José Luis Valverde. Lugar y fecha de nacimiento: 22 de noviembre de 1987. Residencia actual: Málaga. Estudios: Graduado en Bellas Artes, actualmente estudio el Master de Producción Artística Interdisciplinar en la UMA. Ocupación actual: Artista.  Continuar leyendo “José Luis Valverde (pintor)”

Art Bike Tour: de galerías por Barcelona sobre dos ruedas

Una iniciativa pionera permite recorrer las principales galerías y centros de arte de la Ciudad Condal en recorridos guiados de tres horas de duración usando la bicicleta como medio de transporte

Miguel Ángel Sánchez, director de ADN, una de las firmas impulsoras de Art Bike Tour
Miguel Ángel Sánchez, director de ADN, una de las firmas impulsoras de Art Bike Tour

Si de algo se aprovecha el paseante en Barcelona, es de su ensanche ordenado y un tráfico más o menos fluido que invita a transitarla a pie. También en bicicleta, puesto que su segunda ventaja es la de ser una ciudad bastante plana. De todo ello saca provecho el mundo del arte y algunas de sus galerías, museos y centros de creación desde el programa Art Bike Tour.

Interés por el arte, sostenibilidad medioambiental y apoyo al deporte son las tres premisas bajo las cuales nace este proyecto pionero en España, que ofrece rutas guiadas por las principales galerías y museos de tres de las principales áreas de la ciudad: Montjuïc, Eixample o Ciutat Vella (aunque también cabe la posibilidad de diseñar recorridos personalizados). ADNentre los pioneros, junto con Joan PratsSendaCarles Taché3 Punts Galería Trama forman parte de esta iniciativa que permite conocer sus espacios y sus programaciones de una manera diferente y con un medio ecológico y rápido como es la bicicleta. En la estela de los ARCO Gallery Walk, en Madrid, pero sobre dos ruedas.

Un recorrido predefinido, con una duración aproximada de unas tres horas, es desarrollado por los participantes junto a un guía, encargado de presentar en los diferentes locales adscritos a la iniciativa las obras de los artistas representados en cada galería.

Los puntos de salida y de llegada de la ruta han sido situados en la Fábrica Moritz Barcelona, uno de sus promotores (el otro es la firma Orbea, que pone las bicicletas), donde los participantes –los grupos no podrán exceder de las 8 personas– recibirán una botella de agua para no desfallecer e hidratarse durante el recorrido. Una vez finalizado, serán invitados a tomar una cerveza fresca en la cervecería del mismo espacio mientras intercambian opiniones.

Para participar en las rutas, que se desarrollan de lunes a sábado en dos turnos (10:30 de la mañana y 18:30 de la tarde), es necesario la inscripción previa a través de la web de la iniciativa o enviando un e-mail a hola@artbiketour.com. El precio del servicio es de 22 euros por persona, que se rebajan a 19 para estudiantes.

Art Bike Tour, visitas guiadas a las galerías de Barcelona en bici
Art Bike Tour, visitas guiadas a las galerías de Barcelona en bici

Art Bike Tour. Barcelona. De lunes a sábado, a las 10:30 0 18:30 horas. Punto de salida: Fábrica Moritz-Barcelona. Inscripción previa

Texto publicado en ABC.es el 19 de abril de 2016

Crónica de Art Lima 2016

Art Lima se redescubre a sí misma con ayuda de Madrid

Hasta el domingo pasado, la cuarta edición de Art Lima se propuso seducir al nuevo coleccionista peruano con una edición hecha a su medida. Para ello, contó con un aliado excepcional: el arte español

Algunos de los integrantes de la delegación madrileña en Art Lima 16 (Foto: J. D.-G.)

Parece como si la ciudad de Madrid y la de Lima hubieran estado predestinadas en estas jornadas. No en vano, el aeropuerto de esta última, el Jorge Chávez, ha de buscarse en la municipalidad de Callao, nombre de una de las plazas más famosas de la capital española. Y otro de sus «barrios» con más personalidad –aquí todos ellos funcionan de forma casi autónoma– es el de San Isidro. Con la iglesia y sus patrones hemos topado.

Por eso no puede extrañarnos que en Art Lima, una de sus dos ferias de arte contemporáneo (la otra, PARC, con un año más de antigüedad, coincide en fechas con ella) hayan recalado estos días hasta seis galerías españolas más dos proyectos instalativos en lo que se denominó City Art Projects Madrid, lo que convirtió la capital española en ciudad invitada del salón.

Este sector, comisariado por la también madrileña Eva Ruiz y su empresa Arternativ, con el apoyo de AECID, era un buen punto de partida para introducirse en esta cita que celebró su cuarta edición hasta el domingo pasado. Un ámbito, además, que elevó el nivel medio de toda la feria y del que formaron parte firmas como Moisés Pérez de Albéniz (soberbias las aportaciones de Santiago Giralda y las “exaltaciones nacionalistas” de Antoni Muntadas); las reflexiones sobre el paisaje en Cámara Oscura de la mano de Ellen Kooi, Elina Brotheurs o la pintora Irene Sánchez Moreno(“¡Sus montañas parecen del Perú!”, gritaba emocionada una espectadora en una de las primeras jornadas); la crítica soterrada de FranqueloGema Ruipérez y Rosalía Banet en Twin Gallery; o el equilibrado estand de NF galería, con obras de Pipo Hernández, Mateo Maté o el mexicano Moris, que al comprador latino había que entrarle por los ojos.

Detalle del estando de la galería Lume en Art Lima 16
Detalle del estando de la galería Lume en Art Lima 16

A su lado, Pilar Serra (con el peruano Miguel Aguirre, uno de los artistas “pluriempleados” de esta edición, también presente en PARC y en otras dos exposiciones de la ciudad, como la de Lucía de la Puente); Ponce+Robles (en el que jóvenes como Maíllo, Aggtelek o Irene Grau maridaban bien con un veterano, Manuel Caeiro); y los monumentales proyectos de Andrea Canepa en Rosa Santos (la galería es valenciana, pero su artista, limeña, muy vinculada a Madrid) y Robert Ferrer, en Espacio Valverde, y que ha sabido sacar provecho a la feria.

No es para menos, ya que en ella, de nivel correcto y discreta presencia del arte más político, han primado la pintura y la escultura, y, dentro de estas, las corrientes más geométricas y abstractas. Esta es la base sobre la que pilotaba otro de los proyectos comisariados, el de Isabela Villanueva, en la sección que se vino en llamar “Pioneros”, protagonizado por grandes nombres de la plástica, fundamentalmente latinoamericana. Quizás la excepción –y la sorpresa– la marca el checo Stanislav Kolibal, de la londinense Frameless, bien flanqueado por Carlos Cruz-Díez (Marion Gallery), Pedro de Oraá en Tresart (Miami) o la Liliana Porter de Espacio Minimo.

Si se dan cuenta, había otras galerías madrileñas (y españolas) en esta edición. Hasta 13 expositores (el total asciende a 64 firmas), lo que nos convertía en el segundo país más representado en una feria que mira y mima al comprador local o próximo (léase “latinoamericano”), y en la que cuesta encontrar nombres de otras latitudes. A las mencionadas Espacio Valverde (Jorge Diezma Elena Bajo parten la pana) y Espacio Mínimo, se añadían ATM (Kepa Garraza y Jesús Herrera asaltan allí al visitante), Fernando Pradilla (no se pierdan el proyecto “surrealista” de Álvaro Barrios, las cajas de Manuel Calderón o la fotografía arquitectónica de Germán Gómez); Xavier Fiol (difícil decidirse por Ñaco Fabré o Santiago Villanueva); y Casado Santapau, en su comité de selección y con buenas piezas de Aldo Chaparro y Alexander Arrechea Destaquemos también aquí y por atreverse con artistas nacionales a la colombiana Casa Cuadrada, que representaba, entre otros a Rafa Macarrón o Javier Vázquez y que estaba siempre llena.

“Pajaródromo” de Cristian Salineros en Patricia Ready
“Pajaródromo” de Cristian Salineros en Patricia Ready

Queda por mencionar el último sector comisariado de esta feria, el denominado Plataforma, para galerías menores de cuatro años seleccionadas por Mariela Velasco (y se alcanzaba así el pleno de féminas con dotes de mando en un salón dirigido por Rochi del Castillo), en la que la juventud no siempre era sinónimo de calidad o experimentación. Destaquemos de allí a Portas Vilaseca, de Río de Janeiro, Bufeo de Callao, la bogoteña Carne Ik Projects, a caballo entre esta ciudad y Sao Paulo.

El resto de la feria, que tiene como particularidad el desplegarse en un escenario más que singular (la Escuela Superior de Guerra del Ejército del Perú, lo que provoca excelentes cortocircuitos, como ver a militares “desfilando” casi literalmente en sus instalaciones, las marcas de un helipuerto en su suelo o la presencia de una pequeña exposición dedicada a una figura destacada en la carrera militar peruana como Francisco Bolognesi), se ve sin dificultad, en una entrega con mayores altibajos cuando uno subía a su piso superior, y que algunos visitantes (hasta 14.000 en la edición del año pasado) asumía que “continuaba” en PARC. Allí, aunque con más frescura y algo de riesgo, el nivel era similar (lo mejor eran sus solo projects, con la española Trinta entre los participantes), aunque el número de expositores se reducía a la mitad.

Dicen los expertos que las verdaderas ventas se cierran en la feria de Chorrillos entre el sábado y domingo. Los precios medios se situaban entre los 3.000 y 8.000 euros. Hasta entonces, convenía detenerse en espacios como el de la mexicana Enrique Guerrero o el de la brasileña Lume; descubrir a un kuwaití –Ibrahim Ahmed– en Nosco (Londres); reparar que en Impakto… ¡todas las obras eran de color azul o ahí se andaban!; reencontrarse con Sandra Gamarra, en Isabel Aninat; fotografiar, una vez más el “pajaródromo” de Cristian Salineros en Patricia Ready o paladear en el mismo espacio las cajas de luz de Alfredo Jaar en una edición poco dada a la foto y la instalación y aún menos al vídeo (Verónica Wiese o Sonia Cunliffe, la excepción: de nuevo ganan las mujeres).

Detalle del estando de la galería D'Museo
Detalle del estando de la galería D’Museo

O aprovecharse de su bien pensado programa paralelo, que ha llevado a los VIPs y otros amantes del arte al MALI, al espléndido espacio de Lucía de la Puente, al museo de Mario Testino, a la casa Fernandini (un solar palaciego al que tan bien sentaban las obras de Chaparro o Ximena Garrido Leca).

También al Centro Cultural de España en Lima, donde nuestro país volvía a ser protagonista con la muestra de vídeo “El poder de la palabra”, comisariato por Proyector (Eugenio Ampudia, Ignacio Uriarte, Félix Fernández…), junto a los homenajes por estos pagos, en forma de cómic o de lectura del “Quijote”, del IV Centenario de la muerte de Cervantes. O, simplemente, dejarse ver y ser visto. Y fotografiarse. El hedonismo tributa igual en este y el otro lado del océano. No importa que une esté empezando a familiarizarse con el arte o lleve ya tiempo rendido a sus pies.

Texto publicado en ABC.es el 23 de abril de 2016

Madrid, ciudad invitada en ArtLima

Madrid es ciudad invitada en la feria de arte de Lima esta semana. Pero detrás de esta decisión se encuentra un novedoso plan de promoción español: City Art Projects

Una de las obras de la galería Nieves Fernández, participante en Art City Projects en Lima
Una de las obras de la galería Nieves Fernández, participante en Art City Projects en Lima

Estamos más o menos acostumbrados a que las ferias de arte internacionales reserven un sector a una ciudad o país invitado. ARCOmadrid abrió la brecha en los ochenta con Bélgica hasta hoy, e incluso se atrevió con una urbe, Los Ángeles, en época de Lourdes Fernández. Por ello, que Madrid sea la capital invitada a Art Lima (que celebra su cuarta edición desde este jueves) no debería llamarnos tanto la atención (lo que no implica que nos congratulemos por ello), aunque sí que es novedosa la fórmula para que esto sea así.

Para no complicarles mucho el asunto, les diremos que lo que recala esta semana en la capital peruana es una selección de seis galerías españolas (Moisés Pérez de Albéniz, Ponce+Robles, Pilar Serra, Cámara Oscura, NF Galería y Twin Gallery) más dos proyectos específicos (los de Andrea Canepa, junto a Rosa Santos, y Robert Ferrer, con Espacio Valverde) en lo que se vendrá a llamar Madrid City Art Projects y que comisaría Eva Ruiz a través de su empresa de promoción cultural Arternativ. De lo que se trata, por tanto, es de un proyecto que su responsable «empotra» en la feria limeña, como si de un gran puzle se tratara, al que llega una nueva pieza que encaja a la perfección, pero que otros pensaron para ella.

Una de las obras de Tito Pérez Mora (Twin Gallery) en Art Lima
Una de las obras de Tito Pérez Mora (Twin Gallery) en Art Lima

«City Art Proyects (CAP) es un proyecto cultural en la línea del programa Art Basel Cities, de la feria suiza, que ofrece a ciudades y ferias de arte locales trabajar en conjunto para desarrollar eventos culturales de resonancia internacional –explica Ruiz–. A mí se me ocurre CAP antes de leer sobre esto, fruto de mis viajes durante cuatro años como coleccionista por las grandes ferias y de conocer de primera mano las necesidades del sector galerístico, sobre todo el de mi ciudad». Para la directora de Arternativ, si bien la tendencia ahora es que las mega galerías abran franquicias por todo el mundo, «hay firmas medianas, más modestas, que tienen que desembolsar un gran dinero para hacer ferias internacionales y tener presencia en diferentes lugares, y culturas más débiles que merecen ser reconocidas». Ruiz y su equipo recogen de forma global pequeñas acciones individuales con estrategias similares, lo que reduce gastos y potencia la visibilidad de un colectivo.

«En realidad Lima es un capítulo de un proyecto más amplio para el que nos hemos querido dar cinco años. Queremos llevar Madrid a otros contextos –Dubai, China– sin que ello suponga un costo elevado para los galeristas implicados, ni el destino sean ferias tradicionales al uso, sino ámbitos enriquecedores para ellos», señala.

Si ha optado por Lima (donde, fuera de este programa, pero en su salón, encontraremos a otras galerías madrileñas, como Casado Santapau –que forma parte de su comité de selección– o Espacio Mínimo, y españolas, como ATM o Xavier Fiol) es por varios motivos: «Primero, por la siempre conexión natural entre España y Latinoamérica. Sin embargo, preferimos llegar a países no tan “tocados”, pero sobre los que sí que se están generando grandes expectativas. De hecho, es muy probable que Perú sea pronto país invitado en ARCO».

Fotografía de Julia Fullerton Batten (Cámara Oscura) en City Art Projects de Lima
Fotografía de Julia Fullerton Batten (Cámara Oscura) en City Art Projects de Lima

De esta opinión son los galeristas de Ponce+Robles, que estuvieron en 2015 en Lima «por su cuenta», y ahora lo harán en este sector. Ellos llevarán hasta allí a Maíllo, Irene Grau y Aggtelek: «Su mercado está como el español en los años 80, aún por definir, pero la de Lima es una feria hecha por gente “con ganas” para gente “con ganas”. Nos van a mimar mucho y, a la vez, hacemos marca España. Habríamos ido igual si Madrid no estuviera invitada».

Marca «España». ¿Tiene Madrid una «cultura propia»? ¿Por qué no ha apostado CAP por una marca más consolidada como la barcelonesa? Responde Ruiz: «Trabajé en Madrid como galerista, pertenecí a su asociación de galerías, por lo que la conozco bien y es mi ciudad. Conozco las necesidades de su sector, que, además, es el del español, por el grueso de su mercado en el conjunto». Además, interesaba el apoyo que llegara tanto de lo privado como de lo público, «para eso hacen falta instituciones, museos. Esto no se puede hacer sin dinero, también público (AECID es su principal valedor, después de que la situación política nacional hayan dejado a muchos agentes «ilusionados» por el camino), sobre todo porque estamos vendiendo cultura, promocionando una ciudad».

Rosalía Banet (madileña), Tito Pérez Mora, Manuel Franquelo y Gema Rupérez acompañarán a la Twin Gallery en esta, su primera incursión en Iberoamérica:«Para una galería española estar en este lado del mundo no es fundamental, pero sí interesante. Apostamos por Lima porque es una feria accesible y por la seguridad que da hacerlo de esta forma, acompañadas de tan buenas galerías. Es un honor para nosotras». Este punto fue el que terminó de convencer a Pilar Serra o Cámara Oscura, que ya llevaban tiempo deseando saltar a Perú. La mallorquina lo hará con Eduardo Nave y Daniel Verbis, entre otros. Juan Curto, con un plantel internacional (Solange Adum, Ellen Kooi, Elina Brotheurs…) y femenino: «Los españoles tenemos buena prensa, por lo que espero que seamos bien acogidos. Es mucho mejor viajar allí así que a tu aire. Esta fórmula da más visibilidad. El problema es que allí están ahora en plenas elecciones y la incertidumbre, el qué va a pasar, siempre perjudica al bolsillo».

Maíllo (Ponce+Robles) culmina una obra para Art City Projects
Maíllo (Ponce+Robles) culmina una obra para Art City Projects

Esa incertidumbre, en España, es la que ha reducido lo que iba a ser un programa más global de arte, literatura, gastronomía, a «una ayuda para galerías», reconoce Ruiz. Aún así, el desembarco de estas firmas se complementará con un programa destinado a coleccionistas de la asociación 9915, así como una expo en la ciudad de Ximena Garrido Lecca, promovida por Arternativ, y un segundo programa de vídeo-arte español (“El poder de la palabra” con, entre otros, Eugenio Ampudia, Valcárcel Medina, Ignacio Uriarte, Félix Fernández, Karmelo Bermejo…), en colaboración con Proyector y en el edificio de AECID en Lima, sede además del Premio Bienal de novela Mario Vargas Llosa. La muestra “Miguel EN Cervantes” celebrará allí el IV centenario de la muerte del escritor.

Desde NF, que ya apuesta por MACO en Latinoamérica («si nos fuera bien en Lima no abandonaríamos México, sino que simultanearíamos ambas ferias»), y que presentará obra de Mateo Maté, Pipo Hernández y Moris (este último es su baza latina) se alaba la buena organización de CAP: «Nuestro esfuerzo, compensa. Ahora solo falta que el comprador latino, que sigue siendo muy fiel solo a lo suyo, se abra. Vender en tu primera edición de una feria es difícil, pero queremos aprovecharnos de una energía que se siente allí y que falta aquí»

CAP nace esta semana con vocación de seguir creciendo y hacerlo en dos direcciones: «Queremos seguir llevando Madrid a otros destinos, y Chile ya se ha interesado por el proyecto. Pero también –concluye Ruiz– deseamos que lugares a los que ya hemos llegado, como Lima, permitan realizar la misma acción con otros agentes de Madrid o con otra ciudad española».

Una de las obras de Andra Canepa (Rosa Santos) en la feria de Lima
Una de las obras de Andra Canepa (Rosa Santos) en la feria de Lima

Texto ampliado del publicado ABC Cultural el 16 de abril de 2016. Número 1230

Harddiskmuseum de Solimán López: el disco duro es el museo

Valencia ha sido primera parada de la gira del «Harddiskmuseum» de Solimán López, un museo de arte digital cuya sede es el pequeño disco duro de un ordenador

EL ARTISTA SOLIMÁN LÓPEZ POSA EN LA ESCUELA SUPERIOR DE ARTE Y TECNOLOGÍA DE VALENCIA (Foto: Rober Solsona)
EL ARTISTA SOLIMÁN LÓPEZ POSA EN LA ESCUELA SUPERIOR DE ARTE Y TECNOLOGÍA DE VALENCIA (Foto: Rober Solsona)

Hay pensadores y creadores que llevan tiempo alertándonos de las consecuencias y límites (que también los tiene) de esta sociedad digital en la que estamos inmersos y en la que los contenidos se nos escapan entre los dedos por su naturaleza líquida, tal y como la acuñara Zygmunt Bauman. Lo curioso es que entre esos artistas se sitúen algunos jóvenes, miembros de la generación que con más devoción abrazó la causa.

Es el caso de Solimán López (Burgos, 1981), que, tras meses de rodaje, presentaba esta semana en Las Naves de Valencia el Harddiskmuseum (HDM), un proyecto desarrollado por ESAT LAB (el laboratorio I+D de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de esa ciudad), con el apoyo de PAC (Plataforma de Arte Contemporáneo) y ASUS. En esencia, su HDM es un museo contendo en el disco duro de un ordenador y destinado a albergar todas las obras de arte digital que le sean posibles: «HDM –explica su impulsor– es un contenedor o repositorio de lo que denominamos arte digital, entendido éste como toda manifestación artística que puede representarse com un archivo digital». Su origen se sitúa en la beca condecida al artista hace un par de años por la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, tras su paso por los Encontros de Artistas Novos dirigidos por Rafael Doctor, cuya finalidad es la intervención de las denominadas Torres Hejduk que forman parte del mastodóntico complejo:«Se me ocurrió entonces, con muy pocos recursos, inocular un museo dentro de un contenedor tan inmenso como aquel».

López nos llama la atención sobre el aspecto más físico de su propuesta, pese a su naturaleza virtual. Así, como los museos tradicionales, éste también viene definido por su arquitectura, que es la del propio disco duro. De igual forma, y como los centros al uso, acumula y archiva sus piezas, «sólo que en en este caso se hace por un sistema de carpetas». Hasta este momento, son diez los artistas representados (piezas de net.art, vídeos o fotos digitales de, entre otros, Enrique Radigales, con su “Souvenirs (file000643.tif )”; Fabien Zocco y la página web “logicallogic.html”; Hugo Martínez Tormo  y su “nanowor(l)d”; o Inma Femenía y su vídeo “Mountain and Cavern”), seleccionados por un equipo asesor conformado por grandes agentes de lo digital en España como Juan Martín Prada, José Ramón Alcalá y Bernardo Villar.

Detalle del envío de la obra de Fabien Zoco al "museo"
Detalle del envío de la obra de Fabien Zoco al “museo”

«Sin embargo –resalta Solimán– el museo va a contracorriente de la lectura digital. De hecho, está siempre off line. Hay que ir a visitarlo». Eso sirve a su autor para dar mayor valor al archivo:«La potencialidad de las herramientas digitales deja en segundo plano la configuración de los archivos. Cuando PhotoShop compila una foto, es en una asociación de unos y ceros donde se encuentra la obra de arte en términos globales. Lo demás son copias, reinterpretaciones, réplicas…».

Ni siquiera en la página web del proyecto el usuario puede consultar las obras de los artistas reunidos, que, además han de avalar que sus archivos son «piezas únicas, como lo es una pintura»: «Hemos naturalizado lo digital, que, justo por su naturaleza, nos es ajeno». Y es que, tal y como recoge en el “Manifiesto intangible” que acompaña al museo, para López, «lo digital es aquello que nace para reinterpretarse en el tiempo, no en el espacio, desprovisto de gravedad y, por ello, de las fuerzas que rigen la Naturaleza».

No es la primera vez que este joven creador incide en el aspecto «más físico» de lo tecnológico. Anteriormente, con el proyecto “Guttenberg Discontinuity” enterraba archivos digitales albergados en ordenadores (otros discos duros) después de haber hecho una impresión digital en 3-D de los mismos. Entonces, esa copia se convertía en el único reflejo de su original. Aún así, el HDM nace condenado al fracaso, a su desactualización en el tiempo, y esto es algo que incluso alegra a su dueño:«Nos estamos obsesionando con que el arte digital ha detener una duración determinada y estamos equivocados. Lo que tenemos que hacer es asumir que el arte, todo el arte, no es para toda la vida. Disfrutemos de él dentro de nuestras posibilidades y mientras vivamos, pero dejemos de especular sobre la idea de hacer algo para siempre. Porque, por esa regla de tres, tendría siempre más valor una escultura de metal que una aguada».

Detalle de una de las interioridades del Harddiskmuseum
Detalle de una de las interioridades del Harddiskmuseum

Tras su presentación en Valencia (lo hace a través de sesiones performánticas de unos 90 minutos de duración), el «museo» recalará en mayo en Bilbao en el ámbito de Technoarte para iniciar después una gira por Latinoamérica, mientras se trabaja en la apertura de una «sucursal» argentina para recoger la obra de artistas de la región. «Lo más destacable de este museo es su movilidad», apunta.

Todas las acciones de este artista, que considera que el HDM es un proyecto a largo plazo que lo acompañará durante un tiempo, están llamadas a «romper la frialdad que lo digital lleva implícito». ¿También este museo?: «Claro, porque todo redundará en humanizar el sector. Si te das cuenta, yo hago lo mismo que internet –creando redes, enviando archivos pero en dispositivos físicos, generando nexos entre artistas pero visitando sus talleres–, sólo que de manera presencial y física. El trato humano es básico porque nos enriquece personalmente», termina diciendo.

Soliman López sostiene entre sus manos el Harddiskmuseum (Foto: Rober Solsona)
Soliman López sostiene entre sus manos el Harddiskmuseum (Foto: Rober Solsona)

Texto ampliado del publicado en ABC Cultural el 2 de abril de 2016. Número 1229