Cristina Lucas. “Informal Colors” (Galería Juana de Aizpuru)

Cristina Lucas: Guardar las formas sacando los colores

Cristina Lucas regresa a la galería Juana de Aizpuru con “Informal Colors”. Una reflexión sobre la influencia que las marcas ejercen sobre nuestra percepción

Detalle de uno de los “Monocromos” de Cristina Lucas

A punto estuvo de ser nuestra representante en la Bienal de Venecia este verano (su nombre llegó hasta las últimas quinielas, lo que no quita para que la dupla Manuel Segade- Jordi Colomer no nos parezca una elección de primer nivel). Y mientras remata importantes proyectos para este año (acaba de inaugurar un ciclo de intervenciones sobre la fachada del IVAM), Cristina Lucas presenta su trabajo más reciente en su galería en Madrid, en la que conforma su cuarta individual en el espacio de Juana de Aizpuru.

Si he hecho alusión al «capítulo de la bienal veneciana» se debe a que era –¿por qué no?– un deseo (personal). Y mucho de deseo hay en las dos series –«Monocromos», más «pictórica» o fotográfica; y «Figuras», un conjunto muy bien resuelto, incluso en su montaje, de esculturas monumentales– con las que Cristina Lucas (Jaén, 1973) continúa con su lectura crítica (tal y como hace el nicho que reproduce en su lona para la fachada del museo valenciano) de las pulsiones en nuestra sociedad de consumo.

Si bien en el siglo pasado autores como Wittgenstein o Kandinsky intentaron «controlar» los efectos que colores y formas propiciaban en la percepción del espectador (un mecanismo comunicativo que habría una nueva brecha a una pintura que ya no era el único medio para reflejar el mundo visible), esta artista busca reparar ahora en la incidencia de las firmas empresariales en el comportamiento del sujeto.

Detalle del montaje de las esculturas de “Informal Colors”

Nuevas abstracciones pictóricas surgen de superponer por capas reconocibles logos empresariales, agrupados por un mismo tono, con los que el consumo se expresa en términos estéticos, con unos marcos que llevan labrados palabras asociadas a valores de marca. Lo mismo sucede en sus esculturas (círculos, cuadrados, líneas), en las que se graban logotipos basados en sus mismas formas. Las preguntas finales asaltan al espectador: ¿Qué lectura tienen esos colores y esas formas asociados a una empresa? ¿Todas las marcas asociadas a un tono o una líneas responden a la misma filosofía? Los “colores informales” del título no sólo son una crítica a ciertas estrategias artísticas y filosóficas, sino también una llamada de atención a la uniformidad –y ruido visual– que busca imponer toda marca, cuyos mensajes, paradójicamente, tienden a persuadirnos para que nos consideremos «exclusivos».

Cristina Lucas. “Informal Colors (2016-2017)”. Galería Juana de Aizpuru. Madrid. C/Barquillo, 44. Hasta el 31 de marzo

Texto publicado en ABC Cultural el 4 de marzo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *