Darán que Hablar: Damià Vives (artista)

«Me considero un recolector de signos latentes de la realidad»

Damià Vives nos enseña con su obra lo potente que puede llegar a ser un pequeño gesto. Creador de vocación desde que tiene uso de razón, él es de los que creen que el arte nos hace más fuertes. Sólo por eso, ya «da que hablar»

“Selfie” de Damià Vives para “Darán que Hablar”

Nombre completo: Damià Vives Infante. Lugar y fecha de nacimiento: Artà (Mallorca), 5 de agosto de 1981. Residencia actual: Barcelona. Estudios: Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona y Máster en Producciones Artísticas e Investigación por la misma universidad. Ocupación actual: Compagino la práctica artística con la docencia.

Qué le interesa. Me considero un recolector de signos latentes de la realidad. Estos signos se focalizan en conductas, pautas y hábitos sociales fruto de la observación como individuo condicionado y afectado por el contexto social que me rodea. Mi trabajo artístico parte de la observación y del trabajo metódico, automatizado, sistematizado y depurado. La información recolectada puede ser presentada a modo de inventario y archivo, de apropiación para generar un nuevo significado/planteamiento, o bien a través de una traducción. Mediante la práctica artística busco modos y/o formulas de presentar y/o representar estas conductas ocultas para entenderlas mejor.

Prácticamente la totalidad de las obras son formalizadas con los mínimos elementos y/o hacia la mínima expresión gráfica, en su gran mayoría, a través de la línea, sirviéndome de esta como medio de expresión gráfica. Soy multidisciplinar por necesidad y utilizo la disciplina que considero más conveniente en cada ocasión. También tengo la necesidad de presentar o representar gráficamente lo que no es visible o utilizar la repetición como recurso, no por falta de ingenio o creatividad, sino para comparar y/o contrastar uno o más aspectos o generar nueva información sobre la cual se ha puesto el punto de enfoque.

Detalle de “Retratos”

De dónde viene. Mi trabajo se ha llegado a poder ver en diferentes espacios, tanto en España como en el extranjero. Actualmente, parte de mi labor y de forma individual se puede encontrar en la galería L&B de Barcelona con la exposición «Beyond the line», dentro del proyecto «Interconfusió», comisariado por Juanjo Oliva. También de forma individual se pudo ver la exposición «Atlas. Corpus motum. Corpus mortuum», en la galería Fran Reus (Palma de Mallorca, 2016).

Por otra parte, algunas de las últimas participaciones en exposiciones colectivas han sido «Locus Amoenus-paisatges de cruising», comisariada por Juanjo Oliva en el museo Es Baluard (Palma de Mallorca, 2017); el Premio Ciutat de Palma Antoni Gelabert en el Casal Solleric (Palma de Mallorca, 2017 y 2013); «L’espai invisible», comisariada por Rosa Pera, en el centro de arte Piramidon (Barcelona, 2016); «Archivo intervenido. Ciudad Tomada», comisariada por Fernando Gómez de la Cuesta (México, 2015); en «TABULA RASA o la (im)possibilitat de construir una generació. Videoprojeccions», comisariado también por Gómez de la Cuesta y Pau Waelder (Finlandia, 2014) o en Premio Ciutat de Manacor d’Arts Plàstiques, en la Torre dels Enegistes (Manacor, 2014 y 2013).

De mis primeras participaciones quizá destacaría la convocatoria Premio de pintura internacional Guash Coranty, en Tecla Sala (Barcelona, 2012); la exposición «Fuego cruzado» en el Centro Arts Santa Mónica (Barcelona, 2011), o mi participación en la VI Biennale Internacionale di Pinttura en Pavarolo (Italia, 2008).

Obra de Damià Vives

Supo que se dedicaría al arte desde el mismo momento mismo en que… Creo que nunca he sido consciente de ello… Ya desde pequeño dibujaba bastante y quería representar aquello que me rodeaba y me llamaba la atención. Eso hizo que mis padres me apuntaran a clases de dibujo y de pintura, pero eso no era suficiente para mí, ya que cuando fui un poco más mayor monté mi propio taller en casa, donde me pasaba encerrado los fines de semana y vacaciones.

«Puedo contribuir a formar a futuros artistas o, en todo caso –que buena falta que hace–, consumidores interesados en el arte. Y más bien, a un cierto tipo de arte»

De la misma forma, siempre tenía en mente crear cosas, hacer, inventar, imaginarlas y diseñarlas en mi cabeza y ejecutarlas con las manos. Tenía curiosidad por aprender y descubrir por mí mismo, y supongo que eso sigue igual, con un enfoque distinto, hacia otros intereses más profundos pero con esas mismas ganas de aprender y descubrir a través del arte. Lo veo como algo intrínseco, como si formara parte de mí desde siempre, por lo que no puedo dar una fecha concreta de salida.

Dibujo 37 de la serie “Paisajes para cartografía urbanas”

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el mundo del arte para «sobrevivir»? Vender y cobrar por exponer obra, sin lugar a duda, y no es broma. Creo que, teniendo en cuenta la situación actual, algo que tenemos en mente que tendría que ser lo normal, habitual, esencial, lo ético, se ha convertido en algo excepcional, tanto que se convierte en raro. La gran mayoría de artistas residentes en España nos vemos forzados a compaginar la profesión de artista con alguna otra, o con trabajos puntuales para seguir adelante.

«Hace un tiempo me obligué a estar más activo a lo que se refiere a redes sociales, pero por trabajo lo volvía a dejar. A ver si lo retomo de nuevo»

Recuerdo que cuando era pequeño tenía claro que no quería ser artista (hay que decir que tenía una visión distinta de la que tengo hoy), no quería malvivir, tener una vida precaria, inestable; veía difícil vivir de la venta de obra. Y hoy, no es que no quiera, es que creo que «no se puede». Y cuando he cobrado por la venta de una obra o cobrado una cantidad digna por exponer en algún espacio de arte me he sentido raro y gratificado doblemente.

“L_BCN”

Su yo virtual. Mi yo virtual esta algo aparcado últimamente y básicamente es debido a la falta de tiempo. No le estoy dando el uso y la utilidad que tiene Facebook (Damià Vives), por ejemplo. Podría sacarle más partido para la promoción de mi trabajo e interactuar con los demás usuarios, estar al día de convocatorias, eventos y noticias. Con Instagram (@damia_vives) me pasa igual, va a rachas. Hace un tiempo me obligué a estar más activo a lo que se refiere a redes sociales, pero por trabajo lo volvía a dejar. A ver si lo retomo de nuevo. Sé que es necesario y útil. Al menos llevo al día la web. Allí sí que voy colgando los trabajos a medida que se van exponiendo en algún sitio y noticias diversas.

“Cartografías de paisajes interurbanos”

Dónde está cuando no hace arte. Dedico parte de mi tiempo a dar clases. Es algo que está relacionado con el arte y que me satisface en cierta manera. Pienso que puedo contribuir a formar futuros artistas o, en todo caso –que buena falta que hace–, consumidores interesados en el arte. Y más bien, a un cierto tipo de arte. A menudo existe una inaccesibilidad al arte contemporáneo, al no poder llegar a la obra, al contenido, a la institución… Esto se puede relacionar, entre otros factores, con la indiferencia social, con la ignorancia, porque es algo que aún no se ha teorizado tanto como los movimientos del pasado. No se da en la escuela o instituto, entre otras limitaciones impuestas…

«Cuando he cobrado por la venta de una obra o por exponer en algún lugar me he sentido raro y gratificado doblemente»

Me gusta ver la reacción de los alumnos, sus caras, cuando consigues picarles la curiosidad o les abres las puertas a un mundo nuevo para ellos, y empiezan a preguntar, a pensar, a plantearse cosas; en definitiva a interesarse. Creo que eso ya es un buen comienzo.

“Transit II” (instalación)

Le gustará si conoce a… En la carrera, cuando solo pintaba, me fijaba más en el trabajo de artistas como Joaquim Chancho, Agnes Martin o Sol Lewitt, entre otros. Más tarde, cuando me desvinculé de la pintura, empecé a interesarme también por el trabajo de artistas tan variados como el de Ignasi Aballí, Félix González Torres, On Kawara, Lawrence Weiner, Dora García e Ignacio Uriarte, por poner algunos ejemplos. Así como en otros más jóvenes pero con potentes trabajos como Núria Güell o Iván Argote; y más cercanos y que me gusta su labor, como Toni Amengual o compañeros de taller como Mercè Hernández, Isabel Servera y Miquel García, por nombrar algunos.

Web promocional del proyecto “Usucapión”

¿Qué se trae ahora mismo entre manos? Ahora mismo, teniendo presente que no tengo previsto nada que tenga que preparar que me ocupe mucho tiempo y que me haga ir a contrarreloj, como me ocurre casi siempre, me he impuesto no empezar proyectos nuevos que tengo en mente. Sólo tengo que preparar producción ya hecha para participar en una exposición colectiva que se inaugurará en junio en el Bòlit de Gerona, comisariada por Rita Andreu.

«Siempre me quedan cosas pendientes y he decidido que tengo que dejar zanjadas muchas de ellas»

A parte, quiero terminar obras de diferentes proyectos que están pendientes de formalizar o que están a medio terminar, ya que las dejé apartadas en su momento porque otras eran prioritarias. Por ejemplo, fui invitado por el comisario Fernando Gómez de la Cuesta a la residencia Curatoria AIR 2016, donde realicé el proyecto «Usucapión», que consistía en poner a la venta 35 islotes situados alrededor de la costa mallorquina en una de las principales plataformas de venta y alquiler de inmuebles y terrenos de España; hasta que la propia web los eliminó, aun así hubo interesados en comprar alguna.

Luego creé una web específica para albergar las ofertas y en esta segunda fase estoy editando una revista como las que ofrecen las agencias inmobiliarias con todos esos islotes a la venta para repartirla estratégicamente por Mallorca. Este proyecto, por ejemplo, es una de las cosas que tengo ganas de completar. Por otra parte, al planificar la exposición en L&B me surgieron algunas ideas para hacer obras que van complementando proyectos y creando vínculos de unión entre ellos y que también me gustaría realizar ahora. Y alguna obra más que estoy terminando con la ayuda de un programador informático… Siempre me quedan cosas pendientes y he decidido que tengo que dejar zanjadas muchas de ellas.

“Oscilograma. 35 horas de tráfico”

¿Cuál es su proyecto personal favorito hasta el momento? No podría escogerte uno. Hay varias obras (o varios proyectos), algunas por su significado otras por la formalización… No sé. Me siento orgulloso del proyecto «Cartografías» por la demanda, aceptación y reconocimiento en convocatorias que ha tenido hasta ahora. Este proyecto reúne diversas obras en diferentes formatos.

«Tengo la necesidad de presentar o representar gráficamente lo que no es visible o utilizar la repetición como recurso, aunque no por falta de ingenio»

Se trata de unos mapas que surgen de diferentes recorridos en diferentes tipos de transporte, tanto público como privado. Yo, como pasajero que se desplaza de un lugar a otro, dispongo sobre mis piernas el material para ir creando la obra al ritmo de las sacudidas del vehículo, como si no tuviera capacidad de decisión y, por lo tanto, no fuera capaz más que de seguir por inercia dichas sacudidas. Es el resultado de un acto perfomativo, el de dejarse llevar. Puede parecer un acto absurdo, y lo es teniendo en cuenta la lógica imperante, pero está pensado precisamente para lo contrario: poner en cuestión dicha lógica.

“Retratos”

¿Por qué tenemos que confiar él? Sé que a través del arte puedo presentar y representar ciertos aspectos de la realidad que me ayudan a descubrir y entender mi entorno, y llevo haciéndolo desde siempre. Esta necesidad, esta motivación, son las que me llevan a creer en el arte y en el poder que tiene, a seguir haciéndolo y aportando mi experiencia y prácticas a un sector que se enriquece cuanto mayor sea la variedad de enfoques que lo componen y que crece a medida que lo hacemos nosotros. Me gustaría que, al igual que me sirve a mí, pudiera servir a los demás. El arte se ha convertido en algo esencial en mi vida.

“Rutinas”

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A cualquiera de los artistas que conozco de mi generación que he mencionado anteriormente, y otros tantos que no he nombrado para no excederme, pero con algunos de los apuntados, ya estaría bien.

Texto publicado en ABC.es el 28 de abril de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *