Darán que hablar: Kinkyneedles (artista)

«Bordar y dibujar me devuelve a una fórmula más física de generar imágenes»

Tras el seudónimo de Kinkyneedles se esconde un personaje y un proyecto que ponen en valor actividades tradicionales y temáticas que no le son en absoluto propias, con un carácter dibujístico importante. Este joven murciano «dará que hablar»

El “selfie” de Kinkyneedles para “Darán que hablar”

Nombre completo: Kinkyneedles. Lugar y fecha de nacimiento: 20 de marzo de 1986. Residencia actual: Murcia. Estudios: Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Murcia, Máster en Gestión y Producción Artística y FP en Ilustración y diseño gráfico. Ocupación actual: Diseñador gráfico, ilustrador y chico para todo.

Qué le interesa. Me interesa la contraposición semántica que se da entre unas técnicas que tradicionalmente han sido asociadas con lo femenino, lo delicado, lo popular y la artesanía, como son el bordado y el papel calado, con imágenes de un alto contenido sexual gay y con modelos masculinos que son el arquetipo de masculinidad para un sector de la comunidad gay. Me interesan también las imágenes procedentes del cine, del cine porno gay y cómo construye modelos de comportamiento y fantasías en un taxones muy férreos. Me seduce también la red y el contenido erótico disponible en Internet como fuente de imágenes.

«Me gusta que las imágenes que creo puedan aplicarse a más de un soporte, y puesto que el bordado tiene su razón de ser en el textil, me pareció muy lógico aceptar un encargo de esta naturaleza»

En el plano formal, encuentro muy atrayente la síntesis que se pude conseguir al reducir una imagen a siluetas. Despojarla del detalle, del fluido o del gesto la hacen de alguna forma más sugerente, elegante y enigmática. En cuanto al bordado, me resulta muy interesante revalorizar una actividad tradicional mediante temáticas nada propias a este mundo y con un carácter dibujístico muy importante. Trabajar con estas dos técnicas me permite además alejarme de herramientas digitales con las que normalmente estoy acostumbrado a trabajar, y volver a una forma más física de enfrentarme a la creación de imágenes, así como a otros tiempos de ejecución.

Uno de los collages recortados de Kinkyneedles

De dónde viene. Llevo embarcado con Kinkyneedles muy poco tiempo, un año más o menos, pero durante este periodo he sentido una acogida bastante buena de mi trabajo en medios relacionados con el mundo del «arte queer» y erótico gay. Revistas como «mascularmagazine», en su número «NOCTURNAL» muestra una selección de mi trabajo, así como otras publicaciones como «Hooligan Magazine», «Boner magazine» y «Male Pipedream».

También he participado en proyectos como «Bear illustrated», un calendario en donde a cada uno de los doce ilustradores se le asigna un mes para ilustrarlo desde una perspectiva gay, y «The Male Gaze International», una exposición colectiva sobre «arte queer» en Canadá. La revista estadounidense «Headmaster» contó con mis trabajos durante un mes para ponerlos a la venta en su tienda online y mi trabajo también esta presente en la galería madrileña Mad is Mad. Pero sin duda, el proyecto que más ilusión me ha hecho hasta la fecha, ha sido mi exposición «Animal Instinct», en La Eriza, un taller de encuadernación muy especial de Madrid.

Supo que se dedicaría al arte desde el mismo momento mismo en que… Me fumaba las clases de Turismo para ir a hacer fotos al mercado de abastos de mi ciudad. Y, a parte de eso, siempre he sentido la pulsión de crear y hacer cosas con mis manos: dibujar, pintar o construir juguetes y diversos objetos. Muy alentado por una buena parte de mi familia, donde hubo fotográfos, poetas, pintoras y carpinteros. Así que, de alguna forma, el componente genético creativo está muy presente.

Detalle de uno de los bordados de Kinkyneedles

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el mundo del arte para «sobrevivir»? A pesar de mis estudios en Bellas Artes, no me he aminado a desarrollar un discurso y un proyecto artístico como tal hasta hace bien poco, y, para ser sinceros, sigo creyendo que lo que yo hago es otra cosa… Algo donde confluyen mis intereses personales y mi formación en diseño o ilustración.

«Estoy trabajando en un fanzine digital. El tema para el mismo es el pelaje, y me lo estoy tomando como un proyecto de investigación formal y un juego»

Así que para sobrevivir en el mundo del arte no he tenido que hacer nada raro. Sin embargo, para sobrevivir sí que he tenido que desempeñar trabajos poco habituales o he tenido que aceptar proyectos «para olvidar». Trabajar en un bingo para oficiales de marina y ser extra en una superproducción han sido mis dos trabajos más raros.

Su yo virtual. Tengo una cuenta de Instagram exclusiva para Kinkyneedles en la que voy mostrando mi trabajo de forma periódica y alguna cosa más. Me gusta mucho como plataforma para la difusión de mis piezas y como lugar de encuentro con artistas, diseñadores e ilustradores que también trabajan con una temática gay. El hecho de cuidar las imágenes que se suben a Instagram, dado que es una plataforma puramente visual, me alienta y me obliga a controlar la forma en la que muestro las cosas, lo cual también agradezco. No tengo un blog personal, a excepción de mi cuenta de Facebook, totalmente desvinculada de Kinkyneedles. No consulto ningún blog en especial, pero si me gusta ojear las «webs» de revistas como «Juxtapoz», «Hi-fructose», «Étapes», «Grafika»…

Dónde está cuando no hace arte. Aparte de Kinkyneedles, estoy trabajando en un fanzine digital. El tema para este fanzine es el pelaje y me lo estoy tomando como un proyecto de investigación formal y un juego, donde trabajo con imágenes apropiadas de la red. Por otro lado, estoy empezando también un proyecto para editar otro fanzine junto a un compañero, pero esto aún está muy verde.

Le gustará si conoce a… Siempre que me hacen esa pregunta me quedo corto en la respuesta. Mis referencias culturales, artísticas y vitales, son muchas y muy eclécticas. Pero intentaré hacer un resumen: Fellini, Dario Argento, David Lynch, James Whale, Ed Wood, David Bowie, Kara Walker, Otto Dix, James Ensor, Solana, Enrique Marty, Kako Ueda, Meiko Kaji, Lorena Amoros, Edward Gorey, Jean Cocteau, Jean Genet, Paul Verlaine, Charlotte Reiniger, José Pedro Godoy, Félix D’Eon, Warhol…

«Encuentro muy atrayente la síntesis que se consigue al reducir una imagen a siluetas. Despojarla del detalle, del fluido o del gesto la hacen más sugerente, elegante y enigmática»

De mi generación, me quedo con el trabajo de Juan Palomares, Cristobal Tabares, Beatriz Pachón, Jose David Morales, María Muñoz o Andrés Torres Rivas.

¿Qué se trae ahora mismo entre manos? Ahora mismo, el poco tiempo libre que tengo, lo dedico a trabajar en un encargo muy particular que me ha hecho un seguidor de Instagram. Dada mi formación en diseño, me gusta que las imágenes que creo puedan aplicarse a más de un soporte, y puesto que el bordado (pues se trata de un proyecto de bordado) tiene su razón de ser en el textil, me pareció muy lógico aceptar un encargo en el que tenía que bordar una prenda de ropa.

¿Cuál es su proyecto personal favorito hasta el momento? Me siento muy orgulloso de todas las obras que formaron parte de mi exposición en La Eriza. Para mí, fue una sorpresa enorme que un espacio tan especial y referente en Madrid me propusiese sus paredes para colgar mi trabajo. El trato fue excepcional y mi agradecimiento es infinito. A parte de eso, estoy muy orgulloso del discurso y del resultado formal de las piezas.

¿Por qué tenemos que confiar él? No se venderme tan bien como debiera y no me gusta decirle a la gente lo que debe hacer, por lo que no voy a responder, y voy a dejar que el tiempo y mi trabajo sean los que de verdad digan si lo que hago tiene cierta relevancia dentro del panorama artístico o no. Por mi parte, seguiré trabajando, creyendo en lo que hago y siendo honesto conmigo y con mi trabajo. Y ya veremos lo que ocurre…

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? Le cedo el testigo a Cristóbal Tabares, un joven pintor canario que tiene un punto muy gamberro y «kitsch». Sus piezas, al igual que las mías, se nutren del mundo generado por lo audivisual, en mi caso el porno y, en el suyo, la televisión y Youtube. Merece la pena seguirlo porque «dará que hablar».

Otro “selfie” de Kinkyneedles para “Darán que Hablar”

Texto publicado en ABC.es el 29 de mayo de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *