Darán que Hablar: Olga de Dios (ilustradora)

«Me arriesgué con el dibujo. Y sigo arriesgando cada día»

Se puede ser ilustradora y se puede ser una persona concienciada. Cuando eres una ilustradora concienciada, el resultado es muy próximo al magnífico trabajo de Olga de Dios. Ella es ya de la nómina de autores noveles que «darán que hablar»

Olga de Dios, con su último libro ilustrado en Swinton & Grant

Nombre completo: Olga de Dios Ruiz. Lugar y fecha de nacimiento: San Sebastián, Guipúzcoa. 19 de julio de 1979. Residencia actual: Lavapiés (Madrid). Estudios: Estudié ilustración en la Escuela de Arte Diez, de Madrid. También arquitectura en ETSAM (UPM). Ocupación actual: Autora e ilustradora para la infancia. 

Qué le interesa. Soy autora e ilustradora para la infancia, trabajo creando e ilustrando cuentos infantiles. Mis obras se centran en la transmisión de valores solidarios y la divulgación de algunos temas en torno a los que considero importante generar más referentes para los niños. La diversidad afectivo-sexua, la igualdad de género, el fomento de un consumo responsable, el respeto por el medio ambiente, la transmisión de la cultura libre o la confianza en nuestra creatividad como motor de cambio social son algunas temáticas que he trabajado en mis libros.

Algunos de los libros editados por Olga de Dios

De dónde viene. He trabajado con diferentes editoriales españolas. Mi primer libro, «Monstruo Rosa», lo publiqué en 2013 con Apila Ediciones, resultado de obtener el Premio Apila Primera Impresión. Posteriormente he trabajado con NubeOcho Ediciones, publicando «Buscar», en 2014, y con la editorial Silonia, con quien he publicado mi último libro, «Leotolda». Debo destacar también la colaboración con el equipo de La Casa Encendida como ilustradora que durante todo el año 2015 llevamos a cabo y que culminó con la publicación de un libro infantil y el inicio de una colección que seguirán otros ilustradores llamada «En Familia».

Mis libros han sido traducidos a varios idiomas y se comercializan en países como China, Corea, Japón, Brasil, EEUU, Canadá, Francia, Turquía, Colombia o Chile. Las ilustraciones de algunos han sido expuestas en la feria de literatura infantil CCBF de Shanghai (China) en 2013 y en 2016.

He participado en dos exposiciones colectivas sobre ilustración infantil que organiza la galería Mad is Mad de Madrid. Mi último proyecto «Leotolda» es un libro vinculado a un proyecto artístico divulgativo que realicé en colaboración con Swinton Gallery y que estuvo expuesto durante el mes de noviembre en su galería de la calle Miguel Servet, en Madrid.

Obra gráfica seriada de “Loetolda”

Supo que se dedicaría al arte / ilustración desde el mismo momento mismo en que… Nunca tuve la certeza de que me podría dedicar al arte. Desde niña sentí gran pasión por el dibujo y dedicaba mucho tiempo a ello. Sin embargo, la sociedad en la que he crecido y me he formado me transmitieron que el arte no era una forma de vida y, condicionada por esas creencias de nuestro imaginario realicé mis estudios de arquitectura. Tuvieron que pasar muchos años, en los que he estado vinculada a la creación artística, la arquitectura y el diseño, hasta que tomé la decisión de ampliar mis estudios como ilustradora. Al poco tiempo conseguí mi primera oportunidad de profesionalizarme como autora al obtener el premio Apila Primera Impresión. A partir de ese momento sentí que debía dedicar todo mi tiempo a ello. Me arriesgué a hacerlo y sigo arriesgando cada día.

“De viaje en Tyrannosauros”. Obra gráfica de la serie “Leotolda”

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el mundo del arte / ilustración para «sobrevivir»? Un niño una vez me pidió que le dibujara uno de mis personajes en su cuerpo con un rotulador a modo de «tattoo». Me pareció un poco extraño, pero lo hice. No tiene nada que ver con sobrevivir, pero, en general, mis peques lectores me suelen pedir cosas divertidas cuando nos conocemos, y yo suelo hacerlas. He pintado al olentzero, al caga tió, muchas sirenas y miles de dinosaurios a petición de peques que vienen a que les firme mis libros. También me hacen vivir situaciones especiales. En un colegio que visité me habían preparado una tarta con forma de Monstruo Rosa. Por dentro tenía los colores del arcoíris. Nos la comimos toda la clase a la hora del recreo, fue muy especial.

Ilustración del libro “En familia”, editado por La Casa Encendida

Su yo virtual. Internet me parece una herramienta maravillosa para compartir conocimiento. Yo aprendo mucho cada día gracias a las aportaciones de otras personas, tanto de otras credoras como de otro tipo de profesionales, como es el caso de educadoras de infantil que, al compartir sus experiencias docentes en sus blogs, me enseñan mucho sobre cómo mejorar mi trabajo.

Intento contribuir también con mi labor al bien común. Es por ello que la mayoría de mis obras están publicadas bajo licencia Creative Commons y se pueden descargar libremente en mi web.

Esta manera de entender y compartir mi trabajo me ha permitido hacerlo llegar a lugares a los que no lo ha conseguido la distribución comercial de mis libros.

En cuanto a redes sociales, utilizo mucho instagram y facebook, porque me permiten compartir imágenes facilmente. También suelo subir vídeos sobre mi proceso de trabajo a mi canal de youtube. Tengo perfil profesional en linkedin y de autora, enamazon. Comparto ilustraciones en tableros de pinterest flickr, y tengo cuenta de twitter, aunque la uso menos.

Recientemente he empezado a modelar en 3D algunos personajes y elementos de mis libros que se pueden descargar en tinkercad e imprimir en 3D libremente. Tengo la ilusión de conseguir hacer un «merchadising» libre, un «do it yourself» a través de internet.

Ilustración del libro “Leotolda” (Silonia, 2016)

Dónde está cuando no hace arte / ilustración. Colaboro habitualmente en asociaciones e iniciativas de apoyo a la infancia, la educación y el respeto a la diversidad a través de la ilustración. Por ejemplo, el pasado 2016 ilustré el cartel del Fancinegay de Extremadura organizado por Fundación Triángulo.

Actualmente colaboro con la asociación Gamá, ilustrando una de sus campañas de sensibilización. Y con Robimp, programamos talleres a partir de cuentos para acercar la cultura digital a la infancia.

Ilustración del libro “Pájaro amarillo”, de Apila Ediciones (2015)

Le gustará si conoce a… El trabajo y la trayectoria de escritoras como Astrid Lindgren o Adela Turin me han influido mucho. Sus cuentos influyeron mi infancia y me proporcionaron referentes de ficción con los que me identifiqué y que me ayudaron a crecer en libertad. Me gusta mucho también el trabajo de autoras e ilustradoras contemporáneas como Marjane Satrapi o Alison Bechdel. Me entusiasma cómo han acercado sus historias de vida a través de la ilustración y el gran valor que estas experiencias han aportado al leerse en todo el mundo. En cuanto a la ilustración española, admiro a muchas compañeras. Por ejemplo destacaría el trabajo de Mireia Pérez, Ana Galvañ, Violeta Lópiz , Ana Pez, Lidia Sarria o María Ramos, entre una larguísima lista.

Ilustración del libro “Buscar”, editado por NubeOcho Ediciones

¿Qué se trae ahora mismo entre manos? Siempre trabajo en varios proyectos al mismo tiempo. Actualmente estoy ocupada en lo que será mi próximo libro en España, «Rana de tres ojos», dando continuidad a mi serie «Monstruo Rosa» con Apila Ediciones.

También estoy colaborando con la asociación Gamá en la ilustración de una de sus campañas de sensibilización. Compagino siempre mi labor con visitas a colegios y librerías, acerco mi profesión de ilustradora a la infancia transmitiendo el trabajo que hay detrás de los libros que leen en sus aulas de infantil.

Libros editados por Olga de Dios

¿Cuál es su proyecto personal favorito hasta el momento? Mi último proyecto, «Leotolda» ha sido mi mayor reto hasta ahora. Es mi quinto libro y una aventura fantástica que nos habla de amistad y cooperación a partir de un viaje en el que sus personajes nos guían a escenarios muy diferentes. Este cuento es una obra que nos motiva a hacer uso de la creatividad como herramienta para afrontar los retos.

El libro está planteado para que no llegue a su fin sin la implicación de sus lectores, motivándoles a que hagan uso de su creatividad dibujando en él. Me propuse que, además de un libro, fuera un proyecto creativo abierto y en crecimiento, que incluyera tanto a mis lectoras y lectores como a las librerías, y que todo mi proceso de trabajo quedara reflejado en una muestra expositiva.

Pude llevarlo a cabo con el apoyo de la editorial Silonia, de la galería de arte Swinton & Grant y de muchas librerías de Madrid que durante el pasado mes de noviembre visité impartiendo talleres para peques a partir del libro. Los resultados de estos talleres pasaban a formar parte de la muestra, haciendo de la exposición una cita colectiva.

La técnica con la que he realizado las ilustraciones de esta obra ha sido también un reto al estar impreso con tres colores directos.

Con el apoyo de Swinton pude realizar también una serie de obra gráfica limitada. Consideramos que poner al alcance de lectores jóvenes reproducciones de calidad de mis ilustraciones digitales nos permitiría introducir a la infancia en la valoración de la obra gráfica y el coleccionismo. Tenemos muchas ganas de poder llevar la muestra a otras ciudades y acompañarla con talleres en diferentes librerías de cada región.

¿Por qué tenemos que confiar en ella? Durante los últimos años he ido conociendo a muchas personas que se interesaban por mi trabajo. La mayoría de estas personas, desde sus diferencias, me han explicado que en mis cuentos se encuentran representadas, que les gusta compartir ratos en torno a mis libros porque tratan temas que les gusta compartir con sus familias y porque los personajes son abiertos y diversos.

Por la confianza de todas estas familias diversas que me acompañan en mi desarrollo como artista, yo me siento con la motivación para continuar poniendo todos mis esfuerzos en crear contenidos innovadores para la infancia con calidad artística y en los que contar historias que promuevan reflexiones sobre cómo mejorar el mundo que vivimos.

Detalle de la reciente exposición de Olga de Dios en Swinton & Grant

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A María Ramos. Me parece una ilustradora muy interesante que muestra grandes dotes gráficas y mucho talento. Tiene varios cómics y fanzines autoeditados y también ha publicado un par de libros infantiles. Uno de ellos es un cómic sin palabras para primeros lectores: se titula «Croak Roll» y es muy divertido. Motiva a la creación de una banda musical y a disfrutar en grupo a través del arte.

Realiza talleres creativos para niñas y niños y no es para nada convencional en su estética. Considero que tiene mucho que aportar al mundo editorial infantil y que su obra muy pronto tendrá mucho éxito también fuera de nuestro país.

El “selfie” ilustrado de Olga de Dios para “Darán que Hablar”

Texto publicado el 20 de enero de 2017 en ABC.es 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *