Eduardo Barco, segundo artista de Tasman Projects

Eduardo Barco nos manda callar en Tasman Projects

Los últimos cinco años del pintor Eduardo Barco quedan condensados en «Callar Hablar Destruir Construir», exposición individual comisariada por Alfonso de la Torre para el espacio no comercial promovido por coleccionistas Tasman Projects

Barco, durante la explicación de su proyecto en Tasman Projects

uando parece que nada se mueve, el más ligero de los gestos se convierte en un vendaval. Eso no les restaría ni un ápice de mérito en un ambiente más propicio, en un baile de coreografía más compleja. Pero toca ahora hablar de uno de esos pequeños pasos, un andar silencioso, casi de puntillas, que avanza hacia nosotros. Sus artífices son dos coleccionistas (no ocultan que provienen del mundo de la empresa, de igual forma que relatan su propuesta envuelta en los papeles de la modestia y del que sabe que sostiene algo muy delicado, pero intenso, entre sus manos), que hace ahora un año decidieron renunciar a dedicar todo el presupuesto destinado a engrosar con nuevas obras su conjunto artístico y utilizar una partida a la puesta en marcha de un sincero programa de mecenazgo.

Ellos son Fernando Panizo y Dorothy Neary. El origen «austral» de esta última –y un tío lejano– es el que aporta el nombre a su espacio de exhibición: Tasman Projects, una antigua sucursal bancaria reconvertida en espacio del que disfrutar del arte, sin que aquello termine de ser una galería (las transacciones económicas se dejan a los profesionales), ni un ámbito extrictamente privado, ya que abre sus puertas a todo el que desee acercarse a su sede en Madrid, en la calle Ferraz, 84, todas las mañanas de sábado.

Desde allí extienden ahora nuestros protagonistas su pasión por el arte y su deseo porque determinados artistas no caigan en el ovido, sin ser ellos ni marchantes como los de antes, ni coleccionistas de viejo cuño: «Teníamos el espacio y teníamos el deseo. Así que nos pusimos en marcha –explican–. Y sólo por el privilegio de trabajar mano a mano con el artista, escuchar de su boca la explicación de su trabajo, nos damos por pagados».

 Panizo y Neary seleccionan artistas españoles o vinculados a España, no necesariamente incluidos en su colección personal. El único requisito es que estos trabajen con alguna galería, para evitar así todo el engorro más mercantilista. Por ello el año pasado apostaron por el fotógrafo esloveno Primoz Bizjak, con sus series relacionadas con la ciudad de Madrid, un artista al que por estos pagos hemos visto vinculado a Max Estrella, aunque era la Gregor Podnar de Berlín la que facilitaba el encuentro. Como toda regla tiene una excepción, en este 2017 han apostado por el manchego Eduardo Barco (Ciudad Real, 1970), que, sin embargo, no está representado ahora por ninguna firma.

Tal vez por ello se ha buscado un comisario, Alfonso de la Torre, para que haga de cicerone del creador, en una muestra, la titulada «Callar Hablar Destruir Construir» en la que el artista reúne una importante selección de su trabajo de los últimos cinco años. Un lustro en el que Barco dio el salto a la tridimensionalidad, con algunos ejemplos diseminados por el recorrido de Tasman Projects.

De la Torre habla de Eduardo Barco como «Caballero de la Soledad», quizás por esa pulsión del artista por ir a contracorriente, contra las modas. Sus referentes hay que buscarlos más atrás, en las vanguardias históricas, en Palazuelo, Blinky Palermo, Juan Gris, Lygia Clark o Helmut Federle, aunque no en un deseo de homenajearlos, sino de revisarlos y destilar sus enseñanzas –tal y como en su día explicó en su libro «Pensamientos lineales»– a la luz de los tiempos que nos han tocado vivir a nosotros. Que le han tocado vivir a él.

«Un lugar mínimo del espacio puede concentrar el mundo», explica Barco a modo de gran sentencia. En su caso, ese lugar mínimo es su taller, un punto de fuga en el que convergen todas las líneas que tanto le interesan, y que él despliega en forma de pinturas, de dibujos, de grabados, de ensamblajes, escultóricos o más utilitarios (hablamos de muebles). Admite el artista que lo de menos es la escala, que la figura, en su relación con el fondo, tiene que funcionar a cualquier tamaño. Pero se le escapa una confesión: su predilección por el dibujo. Él es más de mimar el papel y maltratar la tela, a la que da pocas oportunidades.

Su última exposición en Madrid transforma Tasman Projects –hasta el 15 de marzo y al calor de ARCO y todos los peregrinajes que la feria suscita– en una especie de templo, cuyo reclamo se sitúa ya en los paneles intervenidos en los vanos de esta no-galería que recuerda demasiado a una galería, con su atrio, su nave central y su capilla. En ese atrio, el visitante puede ya degustar «un surtido» de todas las disciplinas acariciadas por Barco. No obstante, el grueso de la propuesta queda para la «nave central» de este improvisado oratorio. Papeles de la «Serie 42», que desembocan en una pintura reciente de gran tamaño; dibujos agrupados por ciclos, junto a esas esculturas que salpican el entorno y en las que su autor habla de equilibrios, de torsiones, del uso de las formas, de su manera de ocupar el espacio y de entender los materiales, la materia prima y «el residuo».

«Un lugar mínimo del espacio puede concentrar el mundo», explica Barco a modo de gran sentencia. En su caso, ese lugar mínimo es su taller

Para De la Torre, Barco se interroga de manera permanente por el espacio, «bajo una óptica analítica de aire distraido», lo que no exime de emoción al resultado final. Es la obsesión por la línea la que lleva a otra linealista, Loló Soldevilla, para titular la propuesta desde una sentencia a la que el manchego da una vuelta, en una especie de pirueta en el aire. Otra línea intervenida. De «Construir destruir hablar callar» a «Callar hablar destruir construir». La meditación se convierte en fuerza motriz. Y, como expone en el catálogo editado para la ocasión el comisario, da pie a un sistema de trabajo en el que otras líneas marcan las pautas y distribuyen los planos de color, la posibles veladuras. En el fondo, son sus obras como partituras de unas composiciones en los que el ritmo lo marca el espectador.

Al final del recorrido, en lo que fuera el antiguo despacho del director de la sucursal bancaria (la estancia mantiene en la puerta la cartela con el cargo de su ex ocupante), el grabado, desde la «Suite Amara», es el protagonista (con un guiño especial del comisario a la hora de colgar las obras). Es esta la capilla de nuestro particular templo. Barco acaba de cambiar de estudio y cree que esta muestra, de alguna forma, visibiliza el final de un ciclo. Desde este sábado, día de la inauguración de su exposición, el visitante podrá sacar sus propias conclusiones al respecto. Entonces, se cerrará el círculo. Con otra línea.

“Sin título”, escultura de Eduardo Barco
Eduardo Barco. «Callar hablar destruir construir». Tasman Projects. Madrid. C/ Ferraz, 84. Comisario: Alfonso de la Torre. Del 4 de febrero al 15 de marzo (sólo sábados)

Texto publicado en ABC.es el 2 de febrero de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *