“Hacia donde Olmedo miraba”. Colectiva arte ecuatoriano actual en Ponce+Robles

Hacia donde mira el arte ecuatoriano actual

Estimulante colectiva que reúne a diferentes generaciones del arte ecuatoriano para conocer cuáles son sus derroteros actuales. Su comisario, Pily Estrada. Su sede, la galería Ponce+Robles

“La tri-Atlántica”, de Rosa Jijón

A vueltas con un monumento, se erige (nunca mejor dicho) en la galería Ponce+Robles una soberbia exposición en la que se pone en entredicho el acto heroico y se contrapone este al sentido y la carga de un gesto, obligándonos a reflexionar, al mismo tiempo, sobre el poder deformante, la memoria borrada y la construida.

No es circunstancial que la estatua de marras de la que todo parte (la que celebra en la ciudad de Guayaquil el centenario de José Joaquín Olmedo, uno de los padres de la independencia ecuatoriana), sea de la misma patria que la comisaria de la muestra –Pily Estrada, fundadora de la afilada galería NoMínimo, que hubo de abandonar para dirigir el Centro Cultural Metropolitano en Quito– y de los artistas seleccionados (pertenecientes a tres generaciones diferentes, aunque abundan los jovenes).

Detalle de una de las obras de Ricardo Coello

Sin embargo, esto es lo de menos. Podría ser cualquier otra. Incluso, la de la plaza del pueblo más pequeño del planeta (¿y por qué casi siempre es tan importante que sus formas sean figurativas, «realistas»?).
Trascendido el personaje (pese a que es difícil abstraerse de la historia del panegírico guayaquileño, pidan en la galería que se la relaten) queda el sentido del gesto heroico inutil defendido por Óscar Santillán (que recorrió 36 kilómetros con la boca llena de leche para alimentar a un gato con ella); el no vivido pero imaginado de Karina Skvirsky (a la búsqueda de sus propias raíces familiares, en imágenes que se solapan y confunden realidades); el monumento que realmente hace falta (como el que promueve Adrián Balseca, con crítica incluida al sistema sobre el que se asienta la economía ecuatoriana); la duda que cuestiona la perentoriedad de los existentes (Ricardo Coello, que busca el nombre de Dios en vano a lo largo de todo El Quijote) o el gesto que nos sitúa ante los nuevos ídolos (Rosa Jijón y el fútbol. aunque los verdaderos héroes sean los científicos), para concluir que repetimos pautas coloniales (José Hidalgo-Anastacio). No se la pierdan.

Obra de Karina Skvirsky para “Hacia donde Olmedo miraba”
“Hacia donde Olmedo miraba”. Colectiva. Galería Ponce+Robles. Madrid. C/ Alameda, 5. Comisaria: Pily Estrada. Hasta el 27 de mayo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *