Libros de arte para regalar estas Navidades

He aquí una selección de títulos sobre fotografía, arte, ilustración y diseño que se elevan como excelentes propuestas a tener en cuenta como regalos estas Navidades

Fotografía de Centelles

«Fotografía en España (1839-2015). Historia, tendencias, estéticas». Carmelo Vega. Es una «mole» de más de novecientas páginas, pero es que este volumen del profesor titular de Historia del Arte en la Universidad de La Laguna Carmelo Vega pretende ser el más riguroso y completo manual sobre el devenir en España de la disciplina fotográfica desde sus albores hasta la reciente década, destacando las peculiaridades que la foto ha experimentado para dar respuesta a un supuesto «modelo nacional». Un compendio de estrategias, corrientes, discursos éticos y estéticos que demuestran que, pese a que lo parezca, la disciplina no nació ayer en nuestro país. (Cátedra, 39 euros).

«Retratos (2005-2016)», de Annie Leibovitz. Y ya que estamos inmersos en esta disciplina, conviene tener muy presente la que es la primera colaboración de la que fuera Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en 2013 con Phaidon. Este cuidado volumen se eleva como el tercero de Annie Leibovitz, al que antecedieron el que en 1991 publicó Harper Collins sobre sus dos primeras décadas dedicadas a la fotografía (años setenta a noventa), y, más impactante, «Vida de una fotógrafa: (1990-2005)», el único hasta la fecha en el que ha mezclado imágenes del álbum personal y encargos. «Retratos» es un homenaje al género, al salto personal de su autora de lo analógico a lo digital, a la mujer, a unas formas que la caracterizan y que le permiten condesar «la autoridad» de sus modelos: políticos, artistas, actores, alguna «celebrity»… Es fácil descubrir porque la Leibovitz ha llegado hasta donde está. (Phaidon, 80 euros).

Obra de Fortuny, portada de su catálogo en el Prado

«Fortuny (1838-1874)». Se sabe que una exposición es perfecta cuando se redondea con un excelente catálogo. Es lo que ocurre con el volumen, a cargo de Javier Barón, de la muestra con la que estos días el Museo del Prado organiza la primera gran retrospectiva del pintor Mariano Fortuny en España. Su figura poliédrica queda abordada en este texto, ya que el catalán no fue sólo pintor (y uno de los más afamados en su época), sino también coleccionista, grabador, acuarelista, miniaturista… No es éste el único ejemplo de gran texto que perdurará a su cita correspondiente cuando ésta cierre sus puertas. Otros catálogos a los que hay que volver son los de las muestras de Andy Warhol o Giorgio de Chirico en Caixa-Fórum, el de William Kentride en el Museo Reina Sofía o el del David Hockney retratista en el Guggenheim. (Museo del Prado, 36 euros).

«Historietas del tebeo (1917-1977)». El cómic entra con fuerza en el museo. Un ejemplo de ello son las actuales muestras de George Herriman en el Reina Sofía o de David Aja en el Patio Herreriano de Valladolid. Eso por no hablar de los guiños a la disciplina del Museo del Prado o el Thyssen, que han publicado recientemente sendos títulos para homenajear a Fortuny o celebrar su 25 aniversario, respectivamente. Sin embargo, lo que entra en el Museo ABC es mucho más: toda la historia de este arte en viñetas en España, tan personal y particular que tiene su propio nombre: tebeo. Y el catálogo que lo acompaña es una delicia, un intenso y profundo pie de página de todos los originales que ahora albergan las salas del centro. Del Capitán Trueno a Zipi y Zape, de publicaciones como «Gente Menuda» a «El Jueves»… Todos los autores, todos los personajes, todos los títulos que ha dado de sí el género, de sus orígenes al advenimiento de la democracia. (Museo ABC, 25 euros).

«El final de todos los agostos», de Alfonso Casas. Un estilísticamente renovado Alfonso Casas, melancólico como siempre, sugestivo como nunca, es el que llega ahora con «El final de todos los agostos». Porque, ¿qué tendrán esos días de verano que tanto hacen suspirar? En este caso, su autor abandona la bicromía y se deja abrazar por el ritmo narrativo para plasmar el devenir de una historia de amor que se habría escrito de otra manera si años atrás se hubieran tomado otras decisiones. Y ya que hemos entrado en las fértiles tierras de la ilustración, proponemos dos títulos más editados por esta misma editorial. De un lado, «Trópicos», de Naranjalidad (pseudónimo de la joven Beatriz Ramo), una historia iniciática, de ruptura y descubrimiento; y «La persona incorrecta», de otra mujer, Sara Herranz, nueva historia de (des)amor con sus blancos y sus negros. (Lunwerg, 20 euros).

Ilustración de Alfonso Casas

«Film Posters of the Russian Avant-Garde», de Susan Pack. En el año del centenario de la Revolución Rusa, Taschen pone el acento en su dimensión cinematográfica. Un volumen que recoge hasta 250 carteles de los principales títulos de la URSS anterior a la dictadura estalinista, en unas décadas en las que se imponía el realismo como doctrina oficial en el arte y que forman parte del conjunto privado de Susan Pack, una de sus máximos coleccionistas. Un repaso a la labor, a veces anónima, de hasta 25 autores que ponen de manifiesto cómo se imbricaron en esos años el lenguaje cinematográfico, el publicitario, pero también el diseño gráfico y las artes visuales, dando pie a resultados en los que se filtraban los ecos atenuados de las vanguardias, sobre todo en las tipografías y en los encuadres de vértigo. (Taschen, 15 euros).

«50 fotografías con Historia». El título no lleva a engaños. He aquí un compendio de cincuenta de las fotografías más destacadas de la disciplina en España, pero porque lo son (o fueron) sus autores, y, sobre todo, porque detrás de cada una de ellas hay una historia que es la que revela (nunca mejor dicho) el presente manual. Porque tan interesante es conocer qué motivó a su autor a tomarlas como conocer cuáles eran sus emplazamientos finales. Podemos y debemos además fiarnos de la selección y los resultados ya que estos han sido llevados a cabo por José María Díaz-Maroto (que elaboró la nómina de fotógrafos convocados: de Ramón Masats o Agustín Centelles a Joan Fontcuberta o Cristina de Middel); y Félix Fuentes (responsable de los textos críticos y el diseño del volumen). Signo editores, 30 euros.

«Retratos. Helmut Newton». No hay nadie que no fuera alguien en la década de los ochenta que no pasara por delante del objetivo de Helmut Newton. Como explica en el prólogo de este libro Carol Siquiers, durante 30 años, este autor concibió a través de la fotografía un mundo personal exhuberante, privilegiado y peverso. Sin embargo, Newton siempre quiso ser un «paparazzi» romano, y algo de esa melancolía y romanticismo se trasluce en el rostro de sus retratados, hasta doscientos en este libro. Y ya que hablamos de grandes fotógrafos del exceso, demos paso a otro divo de la imagen escenificada, David LaChapelle: provocador, colorista y barroco hasta más no poder, con el que Taschen invita a caer en la tentación en dos volúmenes: «Lost+Found» y «Good News», dedicados a todos los iconos pop de la postmodernidad. (La Fábrica, 48 euros).

«Un Van Gogh en el gallinero», de Maureen Marozeau. Ahora que tanto se habla, al hilo de lo de Sijena, sobre la pertiniencia o no del traslado de las obras de arte y su emplazamiento más acertado (aquél para el que fueron concebidas u otro en el que estén más resguardadas), cobra mayor interés este volumen de la historiadora Maureen Marozeau, pleno de anécdotas sobre el devenir, a veces rocambolesco, de algunos de los grandes iconos de la Historia del Arte. Como el van gogh del título, que sirvió para tapar un cristal roto en un corral. Y es que la codicia, el olvido, el fanatismo y el azar han hecho de las suyas en más de una ocasión. Un libro que nos recuerda que las grandes pinturas no surgieron como setas en los museos y que la biografía de algunas de ellas son dignas del mejor guion del hollywood. (Edhasa, 18 euros).

“Las Meninas”, de Velázquez

The art Museum». A principios de la década, Phaidon publicaba esta enciclopedia del arte a modo de museo ideal, esto es, aquél en el que tuvieran cabida las grandes obras de todos los tiempos y todas las culturas. En este 2017 llega una nueva edición (aún en inglés), con un formato más fácil de leer y un precio «más accesible» (así de eufemística se muestra la nota de prensa). Un total de 1.600 entradas desde la Prehistoria hasta nuestros días, seleccionadas por grandes expertos (que además escriben los textos que acompañan a las imágenes) y con una guía de colores que permite los recorridos cronológicos o los saltos temporales, y situar así, en la misma sala virtual, «las Meninas» de Velázquez con las fotos de Cindy Sherman. También se agradece que el manual se ocupe de las mal llamadas «artes menores». Si se han quedado con hambre de Historia, la misma ediorial ofrece para combatir el frío invernal otro libro que recorre el devenir del arte erótico. Sube la temperatura con «The art of the erotic»… (Phaidon, 50 euros).

«Atlas del bien y del mal». Es esta una de esas joyas, recogido en recipiente pequeño, cuya inmensidad uno va descubriendo según avanza en su lectura. Se trata de un volumen que compila hasta treinta historias de todo el mundo que ejemplifican la bondad y la maldad de las que es capaz el ser humano. De los testimonios ahora más conocidos de aquellos diplomáticos que durante la II Guerra Mundial ayudaron a los judíos a escapar del horror nazi a las pericias de Guy Louis Gabaldon, el soldado que fue condecorado por salvar enemigos. Su autor es un habitual de los blogs y las redes sociales (el enigmático Tsevan Rabtan), cuyas historias son fantásticamente ilustradas en negro y dorado por Alejandra Acosta. Un volumen con moraleja. (Geoplaneta, 24 euros).

«Paleoarte». En 1830, el científico inglés Henry de la Beche pintó el primer ejemplo de lo que se conoce como paleoarte (o el arte que intenta plasmar en el presente cómo sería la vida en la Prehistoria): una imagen de reptiles prehistóricos luchando bajo el agua. Desde entonces, creadores de todo el planeta han recreado dinosaurios, mamuts, hombres de las cavernas y otras criaturas, conformando así nuestro imaginario actual (con sus tópicos y sus idealizaciones) del pasado primitivo a través de sus imágenes. Archivos ocultos, colecciones privadas y los principales museos del mundo de Historia Natural son la base del trabajo compilatorio de la escritora Zoë Lescaze y el ilustrador Walton Ford para narrar lo que el paleoarte ha dado de sí desde 1830. Una oda a la imaginación. (Taschen, 75 euros).

Fotografía de David LaChapelle del libro de Taschen

Texto publicado en ABC.es el 15 de diciembre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *