Balance de JustMad 2021

JustMad 2021: el precio de la dependencia

La feria satélite de ARCO en la Semana del Arte acompaña a la cita de Ifema en estos días de julio y sufre las consecuencias. El desgaste por el coronavirus y la desubicación en el calendario se salda con una edición irregular

Desarrollo de una performance durante la inauguración de JustMad 2021

En su bajada a los infiernos (por el calor y por la dimensión desconocida en la que entran este verano), no es ARCO la única feria que ha decidido este 2021 apostar por el mes de julio para sortear la pandemia, aunque curiosamente nos encontramos en plena quinta ola, después de que todas ellas hayan intentando evitar, desde el segundo hasta el cuarto de sus embates, moviendo sus fechas en el calendario. Hoy, y hasta el domingo, ha abierto sus puertas en el Palacio de Neptuno (C/ Cervantes, 42), su sede desde hace un tiempo –incómoda, todo hay que decirlo– la duodécima edición de JustMad, una de las denominadas ‘feria satélite’ de las de Ifema, que en esta ocasión lo ha sido hasta el último momento y haciendo una lectura literal del significado del concepto.

Porque Just –así, para los amigos– fue de las ferias de la Semana del Arte de Madrid que a finales del año pasado dio un golpe sobre la mesa y decidió no celebrar su edición de 2021 en verano –determinación que ya había tomado ARCO– y continuar haciéndolo, en principio, en febrero, como ‘(el) dios (arte) manda’. También es verdad que tanto a esta feria como a todas las demás (Hybrid, Urvanity, Room y ArtMadrid), la ocurrencia de Ifema les pilló con el pie cambiado. Luego, la incidencia del coronavirus habló, se nos echó encima la enésima ola, y todas ellas decidieron abandonar la idea de hacer algo durante su semana natural en invierno. Y fue allí donde comenzó la desbandada entre las firmas que se trasladaron a mayo (las cuatro mencionadas) y JustMad, que acompañó a ARCO hasta la incertidumbre estival.

Artista y galerista en Visión Ulttrvioleta

«Una vez que había que desalojar a Just de sus fechas naturales, las de febrero, que era cuando todas las ferias queríamos celebrar la Semana del Arte, desarrollarla en un mes u otro era lo menos destacado», señala Semíramis González, su directora. Para ella, lo importante es que se dieran ya las condiciones ideales que permitieran desarrollarla con seguridad, «porque solo eso generaría interés por acercarse hasta aquí». Asumida la mudanza, en su opinión, lo más interesante era hacerlo ‘al calor’ de ARCO: «Ahora era cuando la movilidad internacional iba a estar más garantizada. Y no podemos olvidar que dependemos de todo lo que mueve la feria de Ifema».

Para su responsable, celebrar finalmente una edición en 2021 era necesario: «Por la feria y por las galerías. Había que volver a lo presencial. Algunas han apostado por lo digital, que no ha funcionado en todos los casos». En una cita de su naturaleza, donde los precios no son excesivamente caros (aquí hay obras desde los 400 euros), el perfil del comprador es distinto al de Ifema, «personas con un presupuesto que no se han gastado en el último año y que tienen ganas de hacerlo aquí ahora». Por eso, González no teme por las ventas.

Más complicado sí que ha sido convencer a las galerías a venir. De hecho, y aunque se mantenga el número de firmas con respecto a otros años (hasta cincuenta), hay fugas destacadas, como Cámara Oscura (que ya saltó a ARCO en 2020), Set Espai d’Art (que lo ha hecho este año) o La Gran Alalimón (que directamente se han dado de baja de todo). «Hay que tener en cuenta –señala la directora– que este 2021, entre unas cosas y otras, ha comenzado prácticamente en abril. Además, ha sido una temporada rara, en la que han surgido galerías nuevas en Madrid, a las que hemos querido dar la oportunidad de participar en su primera feria, como WhiteLab o Visión Ultravioleta».

Obras de Art al Quadrat en la feria

La sensación esta mañana, cuando han empezado a llegar los visitantes y coleccionistas a la feria, era de espejismo, de ‘aquí no está pasando nada’ (sobre todo si la situación se compara con lo deslucidas y desangeladas que están siendo las jornadas en ARCO, donde las trombas de visitantes de otros años no se están sucediendo. Y ya veremos lo que se resienten aún más el sábado, a 40 grados). Nada más lejos: Just ha cambiado con respecto a otras entregas, y no hace falta rascar mucho para darse cuenta del desigual nivel de las galerías convocadas este año, que, de hecho, se diluye entre las manos según se va subiendo pisos a lo largo del Palacio.

No han sido tontos los organizadores al colocar una de las novedades en el primer nivel: el sector comisariado por Óscar García en el que las galerías cuentan con algo más de espacio (se reduce el número en comparación a las que suele haber en esta planta) y se les invita a presentar a solo dos creadores. Muchas de las convocadas reconocen que el «precio especial» y la solvencia del comisario han sido decisivos para tomar la decisión en el último minuto y animarse a hacer una feria que no estaba contemplada en sus calendarios. Es el caso de Artizar, que desde Canarias, apuesta por el arte realizado por mujeres, uno de los leitmotiv de la feria: en su caso, hablamos de las preocupaciones medioambientales de Esther Elena Pea Romina Rivero.

Porque en esta sección, de lo mejor del conjunto, ‘se solicita’ (o así debería ser) que haya un diálogo entre los creadores convocados. En definitiva, es un baile a dos: Es evidente, en torno a lo corporal, entre Marcelo Mendonça y Diego de los Reyes en Ultravioleta; o entre Alberto Feijóo Ana Ciscar, en Punto, que retuercen la idea de imagen fragmentada, los nuevos collages. Miguel Scheroff y Silvia Lermo solopan sus universos figurativos en Renace Contemporary Art a través de los animales. También destacan aquí las propuestas de Olga de Dios Andrés Senra en Swinton; las de Irene Cruz y Atauri en Furiosa, la pintura de Irene Pérez y la de Pachenco, con intenciones ‘escultóricas’, en White Lab, o el mundo onírico generado por Kristina Stuokaite Letonia Ksenia Shinkovskaya en East Art Space.

Detalle de los estands de la feria

Comienza el ascenso a las siguientes plantas y, entonces, sí que se aprecia mejor el ‘transformismo’ de Just, con galerías que ‘generan burbuja’ entre sí mismas y en las que decrece el contenido crítico de las obras, mientras que proporcionalmente aumentan sus cualidades decorativas. Hay honrosísimas excepciones, que, pese a lo abigarrado de las presentaciones, saltan al paso del espectador: como la apelación a la memoria de los represaliados LGTBI de Art al Quadrat en Espainivi de Castellón; o la recreación de clásicos pictóricos con plastilina (visión alterada mediante) de Rafa Jiménez en Modus Operandi. Carlos Cartaxo es lo más sobresaliente de Arena Martínez ProjectsCarla Cañellas, en A Ciegas, constata que no han cambiado tanto los linchamientos desde la época de Goya hasta la actualidad.

Se agradece esos estands más cuidados, propios de galerías que están ya curtidas en la celebración de ferias. Es el caso de Trinta, que no defrauda con sus apuestas, aquí, por Pamen Pereira, Sabine Finkenauer y Cesc Abad. También Corner Gallery, que, pese a su corta trayectoria, pone a dialogar con acierto a Marcos Juncal, Ana de Alvear, Sandra Val, Che Marchesi y un monumental Óscar Seco. Entre las extranjeras, Salgadeiras, cuyos artistas se plantean, tras el confinamiento, las ideas de reposo y movimiento: el solar, que crea las obras de Rui Horta Pereira, y el de capas de materia que se posan y trabajan posteriormente en Rui Soares Costa, por poner dos ejemplos.

En Just siguen confiando instituciones como la Universidad Francisco de Vitoria, donde despliega el programa ‘Emerge’, con sus recién licenciados. Nada que objetar de la calidad de los convocados este año (Patricia Dimauro, Rebeca Malcón, Javier Marte Andrea Rollán), en algunos casos, incluso supererior a lo que se ve en otros estands. Aunque sí recomendarles ofrecer la información de sus propuestas en igualdad de condiciones: algunos lo hacen con códigos QR (lo más recomendable en épocas covid); otros con textos de sala en papel; otros, con nada…

Obras de Little en uno de los estands de Di Gallery

Un descubrimiento: el Museo de Arte Contemporáneo Florencio de la Fuente, empeño personal del coleccionista que fue su promotor en Huete (Cuenca) en los ochenta, y que ofrece su espacio para que autores de los que celebra pequeñas exposiciones puedan vender en Just sus obras. Isidro Blasco o las postales intervenidas de Vicky Herreros son dos de ellos. Por último, la Fundación Enaire apoya con un premio, cuyo resultado se expone ahora en el Botánico. La ganadora de 2021, Alejandra Glez., está presente en su destacado en la feria y en el estand de su galería, la de Aurora Vigil-Escalera, donde la acompañan dos buenos pintores: Sergio Femar Francisco Mayor Maestre. Lo urbano atraviesa su trabajo.

En Metro, las experimentaciones tridimensionales de Federico Granell, harto ya de que no podamos mostrar los rostros con tanta mascarilla; cerca de otro buen espacio, el de Antonia Puyó, donde se crecen Jorge Isla Olalla GómezDi Gallery se despliega en dos estands para dar protagonismo a sus dos propuestas: la cerámica de Little (de lo más fresco de la convocatoria) y la pintura reivindicativa de Pablo Merchante (también lo es la fotografía contra la violencia a la mujer de Xevi Vilaró en Pedro Luis Requenart). A partir de aquí, les dejo solos, a su libre albedrío, en una feria que, por momentos, recuerda a otras de la ya lejana Semana del Arte. Que cada uno haga su lectura al respecto.

Ambiente de fiera el día de la inauguración

En este 2021 incierto –en el que esta feria ha decidido hacer test de antígenos a todos los expositores que aún no tuvieran la pauta de vacunación completa, lo que es de reseñar– la siguiente duda es si se celebrarán la ediciones lisboetas tanto de ARCO como de Just: «La situación epidemiológica en Portugal ahora no es la más conveniente –reconoce Semíramis González–. Y en esto sí que dependemos también de la decisión que tome ARCO. Lo cierto es que en las semanas barajadas está muy cerca la celebración de Art Basel… Si todo va bien, en 2022 todo volverá a colocarse en su sitio». Esperemos: por la cuenta que le trae a Just.

Texto publicado en la web de ABC Cultural el 8 de julio de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *