Consuegra Romero (Dibujante)

«Me interesa el miedo a vivir y la muerte en vida»

Para la andaluza Consuegra Romero, el dibujo –y el arte en general– es una herramienta para el autodescubrimento y el reencuentro con los demás, por doloroso que esto sea. Su obra, que crea comunidad, «dará que hablar»

«Selfie» de Consuegra Romero para «Darán que Hablar» – C. R.

Nombre completo: María del Pilar García de Consuegra Romero. Lugar y fecha de nacimiento: Pozoblanco (Córdoba), 29 de septiembre de 1982. Residencia actual: Pozoblanco. Formación: Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada. Ocupación actual: Artista.

Qué le interesa. La curación personal y social a través del arte. El anarquismo feminista, el budismo como autoconocimiento, los movimientos migratorios… Me interesa el miedo a vivir y la muerte en vida. La exploración de la naturaleza y del Universo como misterio; desde la honestidad… Mi verdad, equivocada o certera, está representada en mis dibujos. El dibujo, o el arte en general, tiene la responsabilidad de transmitir sinceridad. Los míos nunca son solo objetos decorativos. Quiero creer que contienen energía de cambio positivo, que forman parte de una cadena ancestral de activismo… Muy poderosa.

Detalle de «Congregación» – C. R.

De dónde viene. He expuesto obra en ciudades como Madrid, Barcelona, Pamplona, Málaga, Lisboa, Boston y Miami. Entre estos proyectos, para mí sobresalen «Podría ser un avestruz pero son dos. Hola, el mar se ha roto» (2019), realizado junto con Elba Martínez y comisariado por Susana Blas, en la Ciudadela de Pamplona. También, «Una puerta violeta» (2019), exposición colectiva con grandes artistas en el Centro Carmen Jiménez de La Zubia. Por último, «Women by Women» (2018), con artistas maravillosas de la galería Art Concept Alternative, exponiendo juntas en Raw Space de Vero Beach, en Florida. Asimismo, he participado en proyectos de ferias de arte como ArteSantander (2019); JustMAD (2019); JUSTLX Lisboa (2018); Gabinete Art Fair (2018); Pinta Miami (2017); o el Boston Internacional Fine Art Show (2017).

Detalle del montaje de «Podría ser un avestruz pero son dos. Hola, el mar se ha roto» – C. R.

Supo que se dedicaría al arte… Puede parecer extraño, pero años atrás, una mujer se detuvo delante de mí y dijo señalándome: «Ella va a vivir de sus cuadros». Nunca la había visto, ni la he vuelto a ver. Tener un pensamiento y proyectarlo en el futuro puede hacer que se realice. Nuestra mente es poderosa, de ahí la importancia y verdad de la práctica budista en tornarse maestro de la propia mente, en vez de permitir que ella te domine. Siempre sentí que tendría que dibujar para vivir.

Obra del conjunto «Congregación» – C. R.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? Pienso que deberíamos reflexionar sobre qué es «raro» y que no. En una segunda forma, ¿a qué llamamos «sobrevivir»? Raro: Lo que es poco común o frecuente. Consideramos común aquello que es practicado y aceptado por un mayor número de personas, por ello, considerar algo común es subjetivo y depende de la persona y el contexto que lo mire o juzgue como tal. Sobrevivir: Durar o seguir existiendo. Entendemos que queremos seguir en una lista de artistas dentro del panorama actual del arte contemporáneo que «vivimos», siendo el ámbito artístico una profesión muy castigada, incierta e inestable. Seguir existiendo gracias al arte que realizas como herramienta de salvavidas que es, que nos hace agarrarnos a la vida por sus poderes curativos para poder seguir viviendo o vivir aún más sanos.

Con todo ello, deduzco que lo más raro que he hecho para sobrevivir en el ámbito artístico es el mismo arte que realizo, que es el que me salva y me ayuda a seguir existiendo. Y, realmente, si miramos un poquito desde fuera el arte, la verdad es que es un tanto raro.

Lo que a unos nos parece raro a otros no; también por poner otro ejemplo: alimentarse durante un día solo de manzanas, ya que desencadena propiedades de auto curación del cuerpo eliminando toxinas. Los objetivos que quise conseguir aquel día eran, tanto física como espiritualmente, limpiar mi organismo, salud y alcanzar más claridad en mi espíritu para posteriormente disponerme a dibujar limpia ante el papel y obtener buenos resultados, porque es muy competitivo el gremio del arte, y durar o seguir existiendo es muy difícil. Por cierto: En el hinduismo, realizan la práctica del ayuno durante un día, al que se le conoce con el nombre de «Upavasa» debido a que este tiene su base en el espíritu, trayendo paz mental.

Detalle de uno de los dibujos de la serie «Congregación» – C. R.

Su yo «virtual». Las redes sociales son muy importantes, al romper las barreras de la comunicación entre personas que no se encuentran físicamente en el mismo sitio o que trabajan en diferentes áreas o niveles. Tienen el gran poder de dar su opinión, por eso también es vital el buen uso de las mismas.

Por ellas, yo me muevo de manera intuitiva. He conocido a muchas de mis amigas y confidentes en las redes. Las que más uso son mi propia web (www.consuegraromero.com); Facebook ( @dibujodeconsuegraromero); Instagram ( @consuegra_romero) y Tumblr (consuegraromero.tumblr.com).

Detalle del montaje de «Podría ser un avestruz pero son dos. Hola, el mar se ha roto» – C. R.

Dónde está cuando no hace arte. Toda la energía y fuerza del día se la dedico a mi trabajo, y con él estoy conectada al mundo. Significa que, hechos sociales que ocurren alrededor, tanto positivos como negativos, acaban formando parte de mi vida artística, y me manifiesto o conecto con o ante ellos a través de colectivos o individualmente. Por lo que, igualmente, toda la energía y fuerza del día las vierto sobre injusticias que requieren la atención debida y no se les da. Estoy comprometida con el activismo feminista y migrante.

Detalle de uno de los dibujos de la serie «Congregación» – C. R.

Le gustará si conoce a… Marina Abramović, porejemplo, con su vídeo «The Hero» (2001), donde se la ve a ella portando una bandera blanca y montada sobre un caballo blanco en memoria de los héroes vencidos que piden la paz entre países; o la «performance» «512 Hours» (2014), en la que explora las posibilidades de la mente. Para mí, Abramović debería ser nombrada «geshema» por ser un ser despierto e iluminado. De mi generación, destaco a la fotógrafa Vicky Mendiz (Zaragoza, 1978) y su «Instalación en Corner MIZ» (2016), fotografía de una mujer de espaldas vestida con un jersey rojo trazando una línea invisible al espectador. Obra que, a mi parecer, han llegado a influir a muchos artistas de este país en estos tres años. Y no quiero olvidarme de Guillermo Martín Bermejo y su trabajo «Adiós, compañeros adiós (Los silenciosos del Prado II)», de este año. Es un dibujo que desprende una honestidad que me hace ver más allá del mismo.

Dibujos de Consuegra Romero en Pamplona – C. R.

Qué se trae ahora entre manos. Estoy en un proceso de configuración, dibujando diferentes dibujos que forman parte de la serie «Les Amours» (2019) para el proyecto del V Premio Nacional de Dibujo DKV MAKMA que recibí a principios de julio y que serán expuestos en MuVIM en diciembre. El proceso de investigación parte sobre la evolución («revisión») del concepto de «amor romántico» y de sus efectos en la formacion afectiva de las mujeres en la actualidad. Me encuentro dibujando sobre el amor. Mi concepto sobre él cambió gracias al budismo, muy distinto a la versión difundida en la modernidad occidental.

En este proyecto, planteo una comparativa intuitiva entre el momento actual y otra época de transformación identitaria como fue el siglo XVIII, que supuso la entrada en la contemporaneidad y el afianzamiento de la subjetividad y la individualidad como motores del arte y de la vida.

Realizaré una investigación de las formas estéticas del Rococó, basándome en sus pintores (Boucher, Watteau, Fragonard…). En concreto, de Jean-Antoine Watteau, pintor con el que mi obra dialoga de una manera intuitiva desde hace mucho tiempo. Admiro su mirada melancólica y su manera interior de representar la teatralidad del paisaje. Son pintores que representan las actitudes de una sociedad decadente que se refugia en la sensualidad y en lo mundano, al tiempo que anticipan nuevas formas de relacionarse.

Desde mi percepción, el XVIII europeo es una época de amores dobles, confusos, revolucionarios y múltiples, comparable al periodo actual, en el que también prima la máscara y el disfraz (que hoy se ha trasladado a las redes sociales). Del «libertinaje» del siglo XVIII hemos pasado al «poliamor» y «al anarquismo relacional». Y, al igual que hoy, ese es un momento que pone al descubierto las diferencias de clases y de privilegios entre las personas. Aquí haré una comparativa entre el fin del Antiguo Régimen y la situación que vivimos con los migrantes, una de las temáticas de mi obra.

Dibujos de Consuegra Romero en Pamplona – C. R.

Proyecto favorito hasta el momento. El de Ciudadela de Pamplona, exposición colectiva con Elba Martínez y comisariada por Susana Blas: «Podría ser un avestruz, pero son dos. Hola, el mar se ha roto» (2019). Éramos un trío fuerte, unido, donde fluía todo desde la honestidad. Fue un proyecto lleno de vida, de amor y de sufrimiento. Aprendí muchísimas cosas positivas, tantas que daría para escribir un libro, por eso tengo que agradecer mucho todo el proceso de realización de esta exposición a la sabiduría que me ayudó tanto en el plano artístico como en el personal.

Respecto a obras concretas, los dibujos que forman la serie de «Congregation» (2017) son muy importantes para mí. Simbolizan y predicen una época de transición feminista, donde globalmente empezaron a unirse millones de personas en reivindicación de sus derechos. Aun nivel íntimo, muchas compañeras del arte me han dicho que los identifican con la imagen del movimiento «Pandoras» del arte español, y eso me llena de orgullo; de ahí que, aunque me han pedido algunas de estas obras para vender –y siempre ando muy justa económicamente– no he vendido nunca determinadas piezas. Quiero reservarlas para donarlas a un museo de mujeres cuando me sea posible y encuentre el idóneo. Esos no son dibujos; son talismanes nuestros, de todas. Nosotras sabemos qué significan.

Detalle de uno de los dibujos de la serie «Congregación» – C. R.

¿Por qué tenemos que confiar en ella? En mi humilde opinión, este interesante cuestionario parece reflejar las preguntas a las que nos tenemos que enfrentar cuando vamos a una entrevista de trabajo. Realmente bien se podría tratar de una entrevista de trabajo dentro del mundo laboral del arte. El segundo verso que escribe el XIV Dalai Lama en «Adiestrar la mente» dice así:

«Donde quiera que vaya, con quien quiera que esté, / pueda yo sentirme inferior a los demás y, / desde lo más hondo de mi corazón, / considerarles a todos sumamente preciosos.»

Versa acerca de eliminar el ego en esta sociedad tan competitiva en la que tenemos que ser los mejores diferenciándonos de nuestros adversarios y adversarias y pelear por el éxito para sentirnos superiores a los demás pensando que ahí está la felicidad. No sé si aportar«algo nuevo» es mi objetivo. Más bien sería contribuir a completar una energía colectiva artística de la que toda esta comunidad formamos parte y que recoge y transforma energías anteriores muy antiguas.

¿Confiar? Empiezo confiando en ti, Javier, y en los demás, y de ahí nace todo el apoyo que estoy recibiendo y por el que estoy agradecida.

Dos de los dibujos de Consuegra Romero – C. R.

¿Dónde se ve de aquí a un año? Te contesto a tu pregunta evitando el tema de plantearme el futuro y solo estar en el presente con una fábula budista: «Un hombre se le acercó a un sabio anciano y le dijo: “Me han dicho que tú eres sabio… Por favor, dime qué cosas puede hacer un sabio que no está al alcance de las demás de las personas”. El anciano le contestó: «Cuando como, simplemente como; duermo cuando estoy durmiendo, y cuando hablo contigo, sólo hablo contigo”. “Pero eso también lo puedo hacer yo y no por eso soy sabio”, le contestó el hombre, sorprendido. “Yo no lo creo así –le replicó el anciano– pues, cuando duermes, recuerdas los problemas que tuviste durante el día, o imaginas los que podrás tener al levantarte. Cuando comes, estás planeando lo que vas a hacer más tarde.Y, mientras hablas conmigo, piensas en qué vas a preguntarme o cómo vas a responderme, antes de que yo termine de hablar. El secreto es estar consciente de lo que hacemos en el momento presente y así disfrutar cada minuto del milagro de la vida».

«Selfie» de Consuegra Romero para «Darán que Hablar» – C. R.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Elba Martínez, por la pasión que pone en todo lo que hace, porque es una superviviente, porque creo en ella y confío en su obra, que es imprescindible e impresionante; tiene obras que son piezones, obras de arte que en este siglo que solo acaba de empezar presiento que darán mucho que hablar.

Defínase en un trazo.

Texto publicado en la web de ABC Cultural el 8 de septiembre de 2019

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *