Federico García Trujillo (pintor)

 «Si he llegado hasta aquí es sólo para seguir. No tengo un plan B»

Hay algo en la utopía que atrapa a Federico García Trujillo. Algo que convierte su pintura en un producto sugestivo y lleno de potencia. Por estas razones este joven canario ya «da que hablar»

«Selfie» de Federico García Trujillo para «Darán que Hablar» – F. G. T.

Nombre completo: Federico García Trujillo. Lugar y fecha de nacimiento: La Laguna (Tenerife), 13 de marzo de 1988. Residencia actual: Santa Cruz de Tenerife. Formación: Licenciado en Bellas Artes y Máster en Producción e Investigación artística, ambos por la Universitat de Barcelona. Ocupación actual: Artista visual.

Qué le interesa. Me interesa principalmente el medio pictórico y el dibujo para generar tensiones y dar salida a mis reflexiones en torno a diferentes ámbitos. Suelo trabajar a partir de los discursos propios de la pintura en torno a la realidad social, contextual y biográfica en la que se desarrollan. Analizando mis trabajos, podría decirse que tengo un interés por ciertos momentos de «intensidad utópica» de la Historia, así como me gusta ir generando unos códigos propios dentro del lenguaje pictórico.

«The Morandi’s Attitude» – F. G. T.

De dónde viene. Recientemente he clausurado «Futuros cancelados» –la que sería mi cuarta exposición individual–, en la galería Lucía Mendoza de Madrid. También he expuesto de manera individual «The Morandi’s Attitude» en la Sala SAC del Gobierno de Canarias o «Frames Rocío», en La Capella de Barcelona. entre las propuestas colectivas, destacaría «Crisis?, What Crisis? Capítulo 2», en el TEA de Tenerife, y «Secuencia editorial» en La Panera de Lleida. Mis proyectos favoritos, a falta de digerir la última exposición, serían las mencionadas «Frames Rocío, «The Morandi’s Attitude», y añado «Sobre el Pabellón de 1937».

«Pure Blue» – F. G. T.

Supo que se dedicaría al arte… No recuerdo exactamente el momento, pero llegó un día en que ya no podía dedicarme ni quería dedicarme a otra cosa. De adolescente soñaba con montar una banda de música y ser guitarra, pero ya no me veo haciéndolo con la dedicación que eso también requiere. Así que ahora me gusta incluir referencias musicales en los trabajos para dar salida a esta inquietud y así dedicar toda mi energía a las artes visuales.

Uno de los vídeos, con influencias musicales, del joven creador – F. G. T.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? No sé si lo más raro, pero lo más duro fue asumir que no podía quedarme en Barcelona, donde estuve viviendo casi 9 años. Tuve que asumir que si quería continuar dedicándome profesionalmente al arte, mantener mis estándares de calidad y ser feliz, tenía que volver a Tenerife. Es una decisión que puede parecer contradictoria, pero llegó un punto en el que lo que más me interesaba era tener unas buenas condiciones materiales para producir. En Tenerife he conseguido una situación bastante buena, algo que en Barcelona creo que nunca habría podido tener. Me gustaría algún día juntar recursos y volver a vivir fuera, pero pienso que todavía me faltan algunos años para eso.

«Est-ce un crime pour un peuple de defendre sa liberté». Grafito sobre papel, metacrilato y aluminio – F. G. T.

Su yo «virtual». Supongo que, como muchos artistas, he desarrollado una adicción no reconocida a Instagram. Ahí tengo un perfil, @federicogarciatrujillo, y mantengo una relación de amor-odio con la aplicación. Ayuda mucho, pero creo que empobrece bastante el arte: todo se ve muy pequeño y sin contexto. Lo mejor es ver las cosas en directo. También tengo Facebook y una página, www.federicogarciatrujillo.com. Aquí es donde tengo la obra más ordenada. Creo que es la mejor manera de profundizar en mi trabajo, a través de esta web.

Sobre los medios digitales que consumo, antes leía mucho A*Desk. Últimamente me gustan mucho los artículos de Latamuda y algunos de Artsy, Campo de Relámpagos

«Frames Rocío»

Dónde está cuando no hace arte. Cuando era más joven, sí que estuve en algún colectivo. Con los años me he vuelto más solitario. He trabajado de montador para TEA y he comisariado alguna expo en los estudios que he estado. Pero principalmente me dedico a la producción de mis trabajos y a conseguir recursos para llevarlos a cabo.

Detalle del montaje de «Futuros cancelados» (galería Lucía Mendoza) – F. G. T.

Le gustará si conoce a… Durante la carrera tenía de referente a la santa trinidad de la pintura del momento: Richter, Tuymans y Borremans. Me marcó mucho leer sobre la serie «18.0ktober 1977» del primero. También miraba mucho a Peter Doig. Estos serían como mis referentes clásicos, pero soy bastante esponja y miro todo lo que tenga que ver con pintura y dibujo (Sasnal, Morandi, Kentridge, Kaye Donachie…). De España, creadores actuales me gustan Pere Llobera, Nacho Martín Silva, Rubén Guerrero, Santiago Giralda, Miki Leal…

Creo que en España hay una cantera de artistas buenísima. De mi generación, que conozca personalmente, supongo que destacaría a Miguel Marina, Jan Monclús, Aldo Urbano, Mercedes Mangrané, Marc Badía, Ariadna Guiteras, Somos Nosotros, Joan Pallé, Moneiba Lemes, Ana Císcar y muchos más que seguro que olvido.

«Pamplona Encounters» – F. G. T.

Qué se trae ahora entre manos. Ahora quiero continuar con la líneas que he dejado abiertas en «Futuros cancelados», mi última individual. Una sería el proyecto «P. as BTC (Paintings as Bitcoins)», y una serie de pinturas en torno a «El ICSID del 71», en Ibiza. Acabé la exposición con muchas piezas en el tintero, y en los próximos meses intentaré darles salida.

«Los músicos» – F. G. T.

Proyecto favorito hasta el momento. Tengo una obra que es mi particular «Smells like teen spirit», que sería «Frames Rocío», que a todo el mundo le gusta. Yo le tengo un poco de manía porque la he expuesto mucho y es la que siempre me piden. Personalmente le tengo mucho cariño a «Kaneda holding the strengh inside in all of us», ya que fue fruto de un momento muy personal, y la tenía en el estudio como un amuleto.

««Kaneda holding the strengh inside in all of us» – F. G. T.

¿Por qué tenemos que confiar en él? Creo que esto lo deberían juzgar los demás: por mucho que uno diga, los gestos y las acciones son los que acaban generando la confianza. Yo sólo puedo decir que trato de meterle todas las horas que mi salud y recursos me permiten, y que si he llegado hasta aquí es sólo para seguir, no tengo un plan B. Como rasgo diferencial, creo que podría hablar de cómo me ha influido tanto el contexto catalán como el canario, habiendo una diferencia cultural bastante pronunciada entre ambos contextos. Nunca me ha gustado mucho la idea de novedad, creo que los buenos artistas surgen de la honestidad con uno mismo, la sencillez y la seriedad en los propósitos.

Detalle de «Pabellón 1937» – F. G. T.

¿Dónde se ve de aquí a un año? Pues, sinceramente, me veo un poco igual que ahora, pintando en el estudio, presentándome a becas y a concursos. Me haría ilusión verme participando en ferias, pero no sé si ocurrirá. Ojalá.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? Claramente, a Miguel Marina. Es el artista más honesto que conozco, y creo que tiene una inteligencia emocional clave para sobrevivir a largo plazo en el mundo del arte.

¿Cómo se definiría en un trazo?

Texto publicado el 30 de junio de 2019 en la web de ABC Cultural

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *