I edición de AF.FAIR en Barcelona

AF.FAIR, la feria de los afectos, pone a prueba hoy en Barcelona a comisarios y artistas

Los responsables del estudio Trama 34, en L’Hospitalet, aprovechan el Gallery Weekend barcelonés para programar hoy una feria exprés en sus ámbitos de trabaj0, que se convierten en estands para invitar a otros agentes artísticos a revisar el modelo comercial

Detalle de los catálogos de “AF.FAIR 2018”

Que las ferias de arte contemporáneo han desplazado en la actualidad a las galerías como lugares de visualización y venta de la obra de arte no es ninguna novedad para muchos: «Cualquiera que esté familiarizado con este sector se habrá dado cuenta», nos dicen desde Barcelona los responsables de AF·FAIR, la iniciativa artística que celebran mañana, al calor del Gallery Weekend de la Ciudad Condal, en sus estudios y espacios de trabajo.

«Si en los años setenta sólo existían Art Cologne, Art Basel y Art Brussels, ahora proliferan más de doscientas ferias al año». La misma Barcelona celebra estos días Swab. Este hecho, en su opinión, ha generado nuevas dinámicas en la adquisición pero también en la recepción de la obra de arte, «empobreciendo tanto la experiencia en la transacción de la compra-venta como la experiencia estética».

Nadie está contento

A nadie le contenta ya una feria, que tiene grandes detractores entre todos los estamentos del sector: Los galeristas –resumen– «normalmente se lamentan del poco espacio expositivo que tienen en ellas y lo caro y cansado que es asistir»; los artistas, en su mayoría, no quieren formar parte del mercado, pero, «no obstante, asisten a ellas o envían producción hecha a medida para instalar en las cuatro paredes de los estands de sus galerías, confiados en colocársela a un buen coleccionista»; los comisarios tampoco creen que su función sea comisariar secciones paralelas o organizar charlas en su seno, «pero acceden ya que no hay muchas oportunidades de trabajo que den tanta visibilidad en la curaduría». No hacen alusión a los visitantes, que acaban con los pies destrozados y la cabeza loca con tanta información y estímulos recibidos en tan poco tiempo.

Lo que en el fondo subyace de esta iniciativa es la proclama «menos ferias y más visitas a los estudios de los artistas»

Ante este panorama, aparece en L’Hospitalet, y solo por un día, AF·FAIR, o «Another Fucking FAIR» (cuyo nombre nos recuerda a aquella «Otra Puta Feria Más» que organizó hace unos ARCOs Julio Falagán en el espacio de la galería 6más1 criticando también este formato): Un proyecto impulsado por los artistas y la comisaria que comparten ámbito de trabajo en Trama 34, en el edificio que ocupan junto a firmas como Nogueras Blanchard y Ana Mas. El objetivo es ceder los espacios que allí ocupan sus talleres a otros artistas y otros comisarios para organizar en conjunto una especie de feria exprés con la que poner de relevancia las carencias y debilidades de este tipo de citas.

Todo está conectado

Su nombre, pues, es un juego de palabras entre el tedio que suscitan estos salones y el tono afectivo que les falta y que su propuesta les insufla: «Entre convocantes y convocados existe cierto tipo de “affair” –explica Zaida Trallero, la única comisaria de Trama 34–, esto es, una relación “laboral-afectiva” irregular». Y nos pone como ejemplo el caso de su compañero en el estudio Diego Paonessa, que recupera al artista Martín Vitaliti, con el que ya trabajó, para revivir aquí la experiencia.

Por su parte, Samuel Labadie, ha invitado a un creador, Jan Monclús y a un curador, David Armengol. Triple salto mortal. Marc Serra apuesta por Álex BrahimMatteo Guidi ofrece los resultados de su experimento junto a la propia Trallero, mientras que la experiencia sirve asimismo para que se conformen parejas que no habían coincidido con anterioridad pero a las que les seducía la idea de trabajar conjuntamente: son los casos de María I. Barros, que lanzó la propuesta a Pablo G. Polite; Mireia c. Saladrigues, madrina de Hiuwai Chu; Germán Portal, que se apoya en Rosa Lleó, o el último de la nómina, Mario Santamaría, que retó a la comisaria Joana Hurtado.

Detalle del falso estand de Samuel Labadie, Jan Monclús y David Armengol en AF.FAIR

La idea, pues, es que cada uno de los estudios contenidos en Trama 34 se conviertan en el estand de una feria, donde no pueden faltar ni los carteles indicadores, ni la mesita con las sillas y los catálogos para recibir a los posibles compradores. Ahora bien: cada dupla gestionará sus contenidos ofrenciendo resultados diferentes. «Hay parejas que han optado por mostrar trabajos ya producidos; otros, que han generado cosas nuevas para la ocasión. Alguno ha apostado por una obra conjunta. Hay artistas que se travisten de comisario, como Martín Vitaliti, algo tan común en estos tiempos…». De lo que se trata, en última instancia es de apropiarse del formato y subrayar todos sus tics. «Por eso mismo y de forma irónica, hemos preparado una especie de sala VIP o área de descanso para tomar café o un “ciclo de conversaciones” para analizar el papel del comisario en este tipo de citas».

«Lo que en el fondo subyace de esta iniciativa –continúan los responsables de AF.FAIR– es la proclama “menos ferias y más visitas a los estudios de los artistas”». En su opinión, estos son todavía «reductos del arte donde todavía el valor artístico prevalece sobre el económico». Ellos nos recuerdan cómo muchos artistas, a pesar de prescindir de galería o marchante o de no asistir a ferias, siguen produciendo en el taller gracias a canales alternativos . «Son espacios donde, día a día, no queda otra que poner toda la carne en el asador»

El objetivo es ceder los talleres a otros artistas y comisarios para organizar en conjunto una especie de feria exprés con la que poner de relevancia las carencias y debilidades de este tipo de citas

¿Y cómo es posible que las ferias de arte hayan resultado un formato tan exitoso? Y así se responden ellos mismos: «Teóricos del momento afirman que estamos atravesados por la aceleración. Ir más rápido significa mayores ganancias; tal vez esta sea una de las razones. No cabe duda de que las lógicas capitalistas se manifiestan abiertamente en las ferias de arte y afectan a todo lo que se deriva de ellas». El visitante tiene la oportunidad de descubrirlo hoy en Trama 34 (C/ Isaac Peral, 7. Planta tercera), hasta las ocho de la tarde. Háganse el favor.

Texto publicado en la web de ABC Cultural el 28 de septiembre de 2018 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *