Inma Femenía (pintora)

 «Creo firmemente en la honestidad y el modo en que esto genera conexiones»

El estado de alarma retrasa la entrada de esta autora en Bombas Gens, lo que nos dejará entender su manera de analizar cómo nuestra mirada analógica está mediada hoy por las tecnologías y la virtualidad. Inma Femenía «da que hablar»

«Selfie» de Inma Femenía para «Darán que Hablar» – I. F.

Nombre completo: Inma Femenía. Lugar y fecha de nacimiento: Pego (Valencia), 1985. Residencia actual: Valencia.Formación: Licenciada en Bellas Artes y Máster oficial en Producción Artística por la Universitat Politècnica de València. Ocupación actual: Artista visual.

Qué le interesa. Mi trabajo parte de cuestiones como el modo en que nuestra percepción está condicionada por la realidad que nos concierne, especialmente ante la influencia de la tecnología. Esto me lleva a centrarme en investigaciones que abordan la relación entre lo material y lo intangible o la fisicidad y lo virtual, planteando experiencias perceptivas mediante instalaciones o esculturas que formulan distintos modos de aprehensión de la realidad.

Trabajo a partir de las propiedades intrínsecas de los materiales (brillo, transparencia, ductilidad), y su relación con la luz (tanto desde su manifestación tecnológica a través de las pantallas como a partir del fenómeno lumínico natural). Esto me lleva a manipular los materiales hasta llevarlos al umbral en que sus propiedades se funden con la intervención de lo digital.

«Spectrum Screensaver» (2014) – I. F.

De dónde viene. He expuesto tanto en espacios privados como en galerías e instituciones. Internacionalmente, mi obra se ha podido ver en Inglaterra, Francia, Italia, Alemania, Portugal, Estados Unidos y Colombia. Los proyectos que destacaría hasta el momento son aquellos en los que he tenido la oportunidad de conocer con anterioridad el espacio y, por tanto, trabajarlo de un modo específico.

Me interesan las posibilidades expansivas de mi obra, algo que cada vez está más presente en los proyectos que desarrollo. Además, esta forma de proceder hace que antes de empezar un proyecto tenga que estudiar características como su ubicación, el entorno, la luminosidad o las vibraciones que me transmite el lugar. Esto provoca que cada uno sea un nuevo reto que me lleva a descubrir posibilidades en mi obra. Por ejemplo, en Free Fall, un trabajo realizado en 2017 para el vestíbulo del IVAM, las características del espacio restringían el modo en que podía trabajar, pero, en cambio, aproveché la dimensión vertical y conseguí realizar una obra con unas proporciones con las que nunca antes había trabajado, resultando una pieza de 8 metros de altura.

Detalle de «Free Fall», la intervención en el atrio del IVAM – I. F.

Supo que se dedicaría al arte… Al terminar la carrera realicé mi primera exposición, donde me sentí muy cómoda y pude intuir que aquella primera experiencia significaba un punto de partida. A partir de ese instante, siempre tuve claro era que el arte iba a formar parte de mi vida.

«Mehr Licht!» (2018)

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? Nada que probablemente no hayan hecho otros artistas. Por ejemplo, he estado dando clases en la universidad para posteriormente salir directa a trabajar poniendo copas en un pub, todo ello al tiempo que sacaba adelante mi obra artística. Después de algunos años compaginando estas tres cosas (docencia, trabajo en el estudio y fines de semana en hostelería), ahora valoro mucho poder dedicarme a mi trayectoria artística a tiempo completo.

«In Tension 39» (2018) – I. F.

Su yo «virtual». No me considero muy activa en las redes sociales. He ido abandonando la mayoría de ellas para quedarme solo con Instagram y, a veces, me tengo que obligar a subir cosas para mantener el perfil activo. Aún así, me interesa ver cómo socializamos a través de ellas y el modo en que nuestro lenguaje se traduce en imágenes para llegar rápidamente al receptor. Respecto a productos digitales, consumo mucha música en plataformas como Spotify, así como películas y series en Filmin o HBO.

De todos modos, cada vez estoy sustituyendo más el tiempo que pasaba en las redes sociales por actividades como dar un paseo por la naturaleza. Me resulta más estimulante y me ayuda en el desarrollo de mi trabajo. Por suerte, mi estudio está ubicado en la huerta norte de Valencia, que es un entorno fantástico para desconectar en las jornadas de trabajo.

Detalle de Wildness» (2018) – I. F.

Dónde está cuando no hace arte. Necesito bastante tiempo para trabajar en el estudio. Requiero reflexionar pausadamente sobre lo que estoy haciendo y por ello ahora mismo estoy expresamente dedicada a él.

Detalle de «Liminal» (2019) – I. F.

Le gustará si conoce a… Mis referentes han ido cambiando a lo largo de los años, aunque mis principales vienen de la pintura monocroma y el minimalismo, con artistas como Yves Klein, Larry Bell o el postminimalismo de Eva Hesse.

Ahora mismo en las paredes de mi estudio hay imágenes que demuestran que me estoy interesando por la conexión que existe entre varias disciplinas, por ejemplo, entre la arquitectura, la física y las artes plásticas. Algunos de mis referentes claves son Olafur Eliasson o Hito Steyerl. También disfruto dejándome llevar por la parte sensitiva del trabajo de Pipilotti Rist.

En cuanto a los compañeros de mi generación, por supuesto que las charlas con mis amigos siempre son constructivas. Tengo la suerte de rodearme y nutrirme de artistas como Alberto Beltrán, Anna Talens, Daniel Jordán, Guillermo Ros, Iñaki Domingo, Keke Vilabelda, Luciana Novo, María Tinaut, Sergio Membrillas, entre otros…

Imagen de la artista en su taller – I. F.

Qué se trae ahora entre manos. He tenido una fase de producción muy intensa con la preparación de mi exposición individual, Infraleve, en Bombas Gens Centre d’Art, en Valencia, muestra que ha quedado a la espera de inaugurarse tras el estado de alarma en el que nos encontramos a día de hoy.

Debido a esta situación, ahora mismo he sustituido mi amplio estudio por el escritorio para poder así quedarme en casa. Por esto, estas semanas el trabajo se ha vuelto retrospectivo: dedico el tiempo a revisar y reorganizar mis ideas mediante esquemas, escritos o lecturas. Suelo iniciar la mayoría de mis proyectos con este método. Es una parte muy motivadora que, en mi modo de producción, es necesaria para avanzar a nuevos resultados.

Detalle de «Stiffness-hiperespacios», en Bombas Gens – I. F.

Proyecto favorito hasta el momento. Lógicamente, es difícil destacar una, ya que entiendo todas las obras como un conjunto consecutivo. Podría destacar Spectrum Screensaver, un proyecto realizado durante mi estancia en Berlín en 2014, y que fue una de mis primeras obras en las que empecé a dar protagonismo al espacio mediante la luz, y viceversa. Además surgió, como muchos de mis proyectos, a partir de fijarme en fenómenos presentes en mi experiencia del día a día: en Berlín solía pasar mucho tiempo trabajando ante el ordenador, y me llamó la atención el modo en que el salvapantallas del ordenador coloreaba las paredes de mi habitación.

Es un proyecto donde evidencio los fenómenos lumínicos digitales con los que convivimos diariamente y que ya hemos naturalizado, como son el movimiento y las luces características de las pantallas; imágenes que aparecen y desaparecen, creadas para activarse cuando llevamos un rato sin manipular nuestros teclados. Spectrum Screensaver fue el antecesor de proyectos actuales como Mehr Licht!, que estuvo expuesto en la galería Max Estrella (Madrid) y también lo estará a mayor escala en mi exposición individual en Bombas Gens.

Detalle de «Versión 25» (2020) – I. F.

¿Por qué tenemos que confiar en ella? Para mí, la cuestión no es conseguir que se confíe en mi trabajo, sino ser honesta conmigo misma y con el desarrollo en mi obra en el estudio. Creo firmemente en la honestidad y el modo en que esto genera conexiones tanto con el público como con los profesionales con los que trabajo. Estoy segura de que, si el trabajo cumple estas condiciones, conectará con la gente de manera natural, dándose lugar a la reflexión, la interpretación y el disfrute estético.

Detalle de «In Tension 39» (2018) – I. F.

¿Dónde se ve de aquí a un año? Cada vez tengo más proyectos a largo plazo, por lo que de momento espero poder seguir trabajando para desarrollarlos y llevarlos a buen puerto. La escala que algunos están tomando me obliga a trabajar de un modo distinto, más pausado y reflexivo, a la vez que técnico y exigente. Así que dentro de un año espero poder seguir en mi estudio dejándome llevar por lo planificado y lo que esté por venir.

¿A quién cedería el testigo de esta entrevista? A Luciana Novo, gran amiga y artista. Siempre me ha fascinado su creatividad y los mundos que es capaz de crear. Ha estado unos años en Ámsterdam sin enseñar el trabajo que estaba haciendo, pero estoy segura de que pronto lo mostrará, sorprendiéndonos como ha hecho tantas otras veces.

Defínase en un trazo.

Texto publicado el 7 de abril de 2020 en la web de ABC Cultural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.