Jan Matthews (artista)

«Se ha explotado poco el potencial artístico de los videojuegos»

Si pasa desapercibido, eso es un huracán en la cabeza de Jan Matthews, capaz de desarrollar un trabajo a partir del dibujo sugerente y estimulante a partes iguales. Por eso y por su mente abierta, este pelirrojo bonachón «dará que hablar»

El “selfie” de Jan Matthews para “Darán que Hablar”

Nombre completo: Jan Matthews Bernárdez. Lugar y fecha de nacimiento: Madrid, 10 de junio de 1989. Residencia actual: Madrid. Estudios: Licenciado en Bellas Artes en el C.E.S Felipe II. Ocupación actual: Artista

Qué le interesa. Por lo general, trabajo con temas relacionados con lo introspectivo. Hay un vínculo involuntario en todas mis obras, y es el interés por aspectos del día a día que normalmente pasarían desapercibidos. Intento rescatarlos y jugar con nuestros límites perceptivos a la hora de confrontarlos, dando la oportunidad de replantearnos de qué manera los entendemos.

Detalle de “1995”, de la serie “1995-2015”

De dónde viene. Este año ha sido estupendo para mí. He tenido una exposición individual en la galería Magda Bellotti, he presentado mi trabajo en las ferias Just Mad y Estampa y he formado parte de la segunda convocatoria de La Colmena, en la que he tenido la suerte de trabajar con compañeros estupendos, tanto artistas como organizadores. Destacaría en especial mis dos exposiciones individuales, «Quiet» y «Afterplan», que me han permitido adecuarme al espacio a mis anchas y experimentar la tensión de que toda la responsabilidad caiga sobre mí.

También destacaría «Black On», la exposición de grupo que realicé en el espacio Cruce Arte y Pensamiento, en la que, gracias a la confianza de Daniel Lesmes, mis compañeros y yo pudimos presentar el proyecto expositivo que quisimos. Por último destacaría «Gabinete del dibujo», mi primera exposición tras salir de la universidad, una oportunidad que nos brindaron Óscar Alonso Molina y Curro Ulzurrun a varios compañeros, y que sin duda ha sido la mejor entrada al mundo del arte que podría haber tenido.

Detalle de “2015”, de la serie “1995-2015”

Supo que se dedicaría al arte en el momento en que… En los primeros cursos de la carrera cambió mi perspectiva y empecé a desarrollar verdadero interés. Me metí en Bellas Artes porque lo único que tenía más o menos claro era que me gustaba dibujar, y la verdad es que es lo mejor que pude hacer. Mi familia forma parte del mundo del arte, pero fue conocer y compartir inquietudes con compañeros y profesores lo que me permitió entender la influencia que habían tenido en la ecuación.

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el arte para «sobrevivir»? ¡Madre mía! Creo que contestar a esta pregunta tan particular… Supongo que lo más raro ocurrió el día del montaje de mi primera exposición individual. Estaba de los nervios porque tenía que ir a trabajar y me dejaba cosas sin terminar que no podría arreglar hasta unas dos horas después de la inauguración. Veinte minutos antes de salir de la sala de exposiciones me llamó el relaciones públicas de la empresa para que fuese a sus oficinas y me despidieron por un motivo completamente absurdo nada relacionado ni con mis aptitudes, ni con mi comportamiento. Gracias a esto tuve tiempo de ultimar los detalles de la cita. Al final lo que debería haber sido una mala experiencia se convirtió en un golpe de suerte.

Detalle de “Mesa”, del conjunto “Afterplan”

Su yo virtual». La verdad es que no me he extendido demasiado por las redes sociales. Principalmente me muevo por Facebook y por mi web. Últimamente me estoy planteando Instagram para complementarlas. Soy un poco cotilla, por lo que suelo estar al tanto de lo que se mueve por las redes, pero no siempre participo. Consumo mucho videojuego desde que era niño, me encantan. Me sirven como fuente de ideas y, gracias a la competición, he conocido a mucha gente y viajado fuera de España. También me he aficionado bastante al cine últimamente, que era un área que tenía pendiente.

“Selfie” en forma de “meme” gatuno del artista

Dónde está cuando no hace arte. Trabajo como asistente de fotografía desde el año 2010 para Adam Lubroth. Es algo muy intermitente, por lo que nunca ha sido mi único empleo, pero lo disfruto mucho. Soy muy inquieto y siempre estoy haciendo cosas alrededor del arte plástico, como escribir, componer alguna canción o competir en videojuegos (que se parece más de lo que uno pensaría a nivel de pensamiento creativo), pero son prácticas más personales y no suelen salir de mi habitación. También me gusta mucho la enseñanza, pero nunca he dado clases oficialmente.

“Altavoz”, de la serie “Afterplan”

Le gustará si conoce a… Me cuesta horrores contestar a esta pregunta, se me apelotonan los nombres y los motivos. Artistas como Mark Dion, Da Vinci, Rothko o Cezanne han sido muy importantes para desarrollar (y seguir desarrollando) mi manera de entender el arte. Pero, en realidad, los que más afectan a mi trabajo son artistas algo más cercanos. Juan Zamora, Blanca Gracia o Mutiu, entre otros, además de ser personas muy accesibles con las que he podido charlar, tienen obras que verdaderamente me conmocionan y hacen que me replantee mi trabajo.

Tengo también artistas fetiche que reviso continuamente por el puro placer de ver su trabajo, como Pontormo, Bronzino, Manuel Franquelo o Curro Ulzurrun. Respecto a gente de mi generación destacaría a Víctor Gutiérrez, María Chaves, Elisa Pardo y Ciprian Burete, con los que organicé la exposición «Black On», en en espacio Cruce. Me parecen artistas magníficos de los que aprendo continuamente y me encanta trabajar con ellos. También mencionaría a mis compañeros del Cuarto de Invitados: son buenos amigos y me parece muy interesante lo que están haciendo.

Detalle de los dibujos del conjunto “Beacons”

Qué se trae ahora entre manos. Ahora mismo tengo dos proyectos entre manos. Por un lado, estoy preparando una serie de piezas con María Chaves en torno al hecho de habernos independizado. Por otro lado, estoy abordando el medio del videojuego, aprendiendo a programar y a trabajar con «sprites». Creo que es un área con muchísimo potencial artístico y que no se ha exprimido demasiado. He estado trabajando en un autorretrato que, con un poco de suerte, presentaré a principios del año que viene.

“Autorretrato”. Detalle de “Habitación”

Proyecto favorito hasta el momento. Probablemente «Afterplan», el proyecto que expuse en la galería Magda Bellotti. Llevó mucho tiempo y mucho trabajo muy variado, y siento que es una de mis obras más redondas tanto a nivel conceptual como formal. Casi siempre me muevo por los límites de las cosas, y trabajar con la frontera entre artesanía y arte fue muy interesante y muy constructivo. Le tengo mucho cariño a «1995–2015» porque engloba una etapa de mi vida, pero «Afterplan» es el proyecto del que más me enorgullezco.

¿Por qué tenemos que confiar él? ¡Qué pregunta más difícil! Muchas veces me he planteado qué ofrezco al mundo del arte, o si debería cambiar de dirección y buscar alguna grieta que «no se haya explorado», pero al final siempre acabo concluyendo que es absurdo no trabajar con lo que realmente me mueve a seguir. Hace tiempo hablaba con un amigo sobre por qué Mercadona tiene tanto éxito sin tener prácticamente publicidad, y dedujimos que se había ganado la fama por el boca a boca. Creo que la mejor manera de defender lo que ofrezco como artista es que mi trabajo consigue que haya gente que apueste por mí.

Instalación principal de “Beacons”

¿Dónde se ve de aquí a un año? Ni idea, la verdad es que esto del mundo del arte me resulta totalmente impredecible. Este año 2017 ha sido fantástico para mí, por lo que espero que lo que venga sea igual o mejor. Por mi parte, al menos seguiré poniendo todo mi empeño. Lo que sí tengo más claro es que me gustaría ser un poco más sabio y un poco más rico, ya que estamos.

¿A quién cedería esta entrevista? La verdad es que me gustaría ver a mis compañeros de «Black On» (María Chaves, Elisa Pardo, Víctor Gutiérrez y Ciprian Burete) antes mencionados, en especial a María. Construye dibujos e instalaciones con las que desarrolla narrativas que nacen de una curiosa mezcla entre cultura literaria, cultura popular de internet y experiencia personal. Al vivir con ella he podido seguir de cerca su trabajo y me encantaría verlo aquí.

¿Cómo se definiría en un trazo?

 

Texto ampliado del publicado en ABC Cultural el 14 de octubre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *