Julia Llerena (artista)

«Tengo cierta tendencia escapista»

«Abordo temas remotos porque siempre me ha costado entender mi entorno más cercano», declara la joven artista. Su currículum y trayectoria la sitúan entre los creadores que «Darán que hablar»

“Selfie” de Julia Llerena para “Darán que Hablar”

Nombre completo: Julia Llerena. Lugar y fecha de nacimiento: Sevilla, 1985. Residencia actual: Madrid. Estudios: Licenciada en Bellas Artes por la US (Florencia y Barcelona), Máster en Investigación en Arte y Creación por la UCM. Ocupación actual: Artista visual.

Qué le interesa. Abordo temas un tanto remotos porque siempre me ha costado entender mi entorno más cercano. De hecho, a veces considero que este es el más lejano de todos. Por ello planteo la posibilidad de acotar el espacio infinito para darle una falsa apariencia habitable. Creo que tengo cierta tendencia escapista. Es como si a menudo hubiera estado a la espera de estar en otro lugar. Materialmente me sirvo de elementos muy cotidianos. Uso todo lo que viene a mí y le doy valor a objetos muy insignificantes. Digamos que la producción de mis piezas no es muy costosa hasta el momento.

Detalle de «Siderurgia». Objetos encontrados sobre moqueta y flexos. 5,5×2,5m. 2015. Espacio OTR – J. L.

De dónde viene. El año pasado estuve en OTR, en una exposición colectiva comisariada por Marlon de Azambuja titulada «Buscadores de Oro». Allí tuve la oportunidad de llevar a cabo una instalación que inicié hace dos años atrás: «Siderurgia». Ésta ha ido creciendo y cambiando con el tiempo hasta convertirse en lo que se originó allí. También destacaría de 2015 la exposición individual «Pensamiento Inter-estelar», en AJG Gallery. pPara mí era bueno mostrar en Sevilla, mi ciudad, lo que estaba haciendo en estos momentos desde aquí. Ahora mismo podéis ver mi proyecto 3,78. Perpetuamente lejos de casa, en la Sala Amadís (Premio Injuve), exposición comisariada por Virginia Torrente, y Materia errante, en Alimentación 30, junto a la artista Clara Sánchez Sala, proyecto comisariado por Bernardo Sopelana.

Obra del conjunto “In event of moon disaster”

Supo que se dedicaría al arte desde el mismo momento en que… No sé que es eso de la vocación. Yo más bien me escucho y por ahí voy latiendo. Me he acercado al arte por intuición, y yo misma me he sorprendido. No estaba en mi planes, y eso es fabuloso. Realmente he pensado que puedo dedicarme a ello al sentir una vinculación directa con mi trabajo, cuando he comenzado a disfrutar. Los primeros años fueron extraños: estaba más preocupada por encajar y ser aceptada que en lo que realmente estaba haciendo. Poco a poco me he liberado, pensando más ampliamente.

Mi madre quería estudiar Bellas Artes. Por aquel entonces, en la Facultad de Sevilla, entraban muy pocos y se hacía a través de una dura prueba de acceso. Le tocó dibujar el «Discóbolo», de Mirón. Obtuvo un 9,5 y era necesario un 10. Aquel gran dibujo estuvo colgado sobre una de nuestras paredes de casa toda la vida. Para mí significaba muchas cosas.

“Wanderung Stars” en Alimentación 30

¿Qué es lo más extraño que ha tenido que hacer en el mundo del arte para «sobrevivir»? Como no he conocido otra cosa, a veces me cuesta diferenciar lo que es raro de lo que no. Soy más consciente de ello cuando cuento a los demás como es mi vida diaria. Entonces me doy cuenta de que cada día hago algo raro por estar metida en esto. De momento, he renunciado a una estabilidad económica. No hay nada fijo en mi vida, y, por alguna extraña razón, aún no se me han disparado las alarmas. Confío plenamente en que las cosas llegan, y sí, lo más raro que he hecho creo que ha sido maquillar un poco mi realidad. A la pregunta de: «¿Te ganas la vida con ello?», yo respondo un elegante «Sí». Y ahí se acaban las preguntas incómodas a las que a veces no me quiero enfrentar.

Obra de la serie “Noche cíclica”

Su «yo virtual». No soy de lo más hábil en las redes sociales. Todavía dudo en cómo titular una noticia. Siento un poco de pudor con esto. Lo que si procuro es no ser un anuncio continuo de mi propio trabajo. Al final son plataformas donde dejas ver a los demás lo que tú eliges. Y no sólo puede ser profesional: la persona que hay detrás también puede asomarse un poco, aunque, en mi caso, esto no se produce en exceso. No me apetece estar demasiado expuesta. Se trata de encontrar el equilibrio. Tengo una web, Facebook, Instagram y Tumblr. Cada una de ellas la uso para algo distinto. Últimamente tengo una norma que me esfuerzo en cumplir: no entrar en ninguno de estos sitios justo antes de dormir.

Obra de Julia Llerena de la serie “Cataratas”

Dónde está cuando no hace arte. Estudio interpretación desde que me instalé en Madrid. Procuro realizar tareas que me conecten con el presente, que requieran concentración. Eso me hace tocar tierra. Todos los días practico pilates o aerobox, y creo que el aerobox está muy relacionado con el arte…

&=%$a#/¡=}o (pensamiento)

Le gustará si conoce a… El tema de los referentes hoy es poco una locura: en Internet encuentras a cientos de artistas, aparecen imágenes de obras por todos lados. De repente pienso: «¡qué bueno es esto!». Navego un poco y ya le he perdido la pista. A veces no me acuerdo ni de su nombre. Al final, inconscientemente, hago una selección un poco más terrenal: sigo a mis compañeros, a los artistas que tengo cerca, porque voy a sus estudios o casas y veo los materiales que usan o los libros que leen. Entonces es cuando yo aprendo. Algunos de ellos ya han aparecido por esta sección y por esta pregunta. Creo que hay una realidad distinta para cada artista y de todas me sirvo; todas te enseñan. Cualquiera puedes ser tú en algún momento.

¿Qué se trae ahora mismo entre manos? Ahora mismo ando en varios proyectos a la vez, aunque voy aprendiendo a focalizar y a concentrarme en la cita más próxima. Me gusta generar ideas nuevas a menudo, y no acomodarme en algo que funciona. Siempre ando buscando. Esto puede ser debido a una mente un poco dispersa, así que saco partido de ello.

Mi próxima cita importante es una exposición colectiva en el CAAC de Sevilla con motivo de su 25 aniversario, para mí es un honor enorme formar parte del proyecto. Recuerdo que en primero de carrera tuvimos que escoger a un artista para entrevistarlo. Yo elegí a Federico Guzmán. En aquel momento él exponía en ese museo, así que fuimos a verlo a la inauguración. Le perseguí durante largo tiempo por aquellas salas sin atreverme a hablarle. Me imponía todo bastante. Para mi sorpresa, él nos propuso hacer un intercambio de obra.

“Portland”

¿Cuál es su obra favorita hasta el momento? Cada uno de lo proyectos, hasta con los que menos me identifico ahora, han sido necesarios e imprescindibles en mi trabajo. Te van descubriendo un camino por recorrer. Evidentemente hay obras de las que me siento más satisfecha, pero para llegar a ellas tuve que tropezar un par de veces antes. Más que de un proyecto en sí, estoy orgullosa de una evolución en mi proceso de creación; cada vez que rompo con una limitación y soy valiente. Por supuesto, hay trabajos que marcan un punto de inflexión en tu trayectoria: son grandes hallazgos que presentan numerosas posibilidades.

N 40 25 ́ 11,99 ́ ́, en el CAAC

¿Por qué tenemos que confiar en ella? Es curioso: noto cómo los demás van confiando más y más en mí a medida que yo lo hago también. Es una relación directamente proporcional. Para que los demás lo hagan, tú misma debes hacerlo, y en ello estamos. Cada oportunidad que se me presenta trato de usarla para reforzar la confianza sobre mi trabajo, para engrosar mi autoestima. Es una pequeña conquista diaria muy necesaria si quieres permanecer activa. Opino que si te vuelves gris lo acabas dejando. La duda sobrevuela sobre tu cabeza constantemente, así que tienes que relativizar un poco y no tratar de agradar a todos. Importante: no te compares; si lo haces, ya has perdido.

Texto publicado en la web de ABC Cultural es 2 de mayo de 2016

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *