La temporada 2018-19 recibe a las nuevas galerías

De cara a la (nueva) galería

Detalle de la nueva entrada de Freijó Gallery en Madrid

La nueva temporada ha alterado el mapa galerístico español. Nos acerca a viejos conocidos, como Álvaro Alcázar, Punto o Freijó Gallery, que amplían su negocio en nuevos locales, o nos presentan a recién llegados (Solo o Kow), que llegan con ganas de acerse un hueco

Productos de importación

Algo se mueve en Madrid, que la está convirtiendo en capital sugerente para el mercado. No por casualidad llegan a la ciudad los conjuntos Fontanals-Cisneros o el Sandretto, ni por arte de magia algunos galeristas de Apertura confesaban que sus primeras ventas habían sido a compradores latinos. Siguiendo esas buenas vibraciones, aterrizan aquí dos nuevas galerías internacionales.

Durante ARCO abría sus puertas en el callejón de Jorge Juan Galería Solo, de la mano de Eva Albarrán y Christian Bourdais. A sus espaldas, la empresa parisina dedicada a la producción de arte de ella (nacida en Madrid) y un proyecto en Matarraña (Aragón), ligado a la arquitectura: Solo Houses, auténtica carta blanca a jóvenes arquitectos para trabajar con total libertad, y que dio pie en 2015 a una galería en la capital francesa vinculada a la disciplina. A Madrid llegan con la idea de exponer a grandes artistas (como Christian Boltanski, al que ahora muestran y que fue uno de los que más les animó a abrir delegación en la capital, o Dominique Gonzalez-Foerster) sin representantes en España, en un deseo por «sacar el arte a la calle» (de ahí las intervenciones en el callejón) y «vivirlo de forma diferente». Su local de 200 metros cuadrados se ubica en el Barrio de Salamanca, en un intento «de acercarnos a nuestros coleccionistas, más de que los coleccionistas se acerquen a nosotros», confiesan. En este entorno (sobre todo en el Club Matador) ya habían llevado a cabo iniciativas, de forma, que el nuevo escenario no les es del todo desconocido. 

También existe una «conexión española» en la segunda recién llegada, Galería Kow, que hizo sus presentaciones en Apertura. Su matriz ha cumplido ya diez años en Berlín con creadores «cañeros» como Santiago Sierra o Los Carpinteros, y delega ahora en el hispano-alemán Christian Domínguez (viejo conocido del sector en España, donde ha trabajado como gestor y comisario) para dotar de vida a su delegación madrileña: un enclave de 180 metros cuadrados cerca de El Rastro, fiel al «espíritu canalla» que le van a insuflar.

Christian Bourdais y Eva Albarrán
Galería Solo. Madrid. Callejón de Jorge Juan, 12D. Directores: Christian Bourdais y Eva Albarrán.  Kow Madrid. Madrid. C/ Ribera de Curtidores, 26. Director: Christian Domínguez.

Merecido cambio de aires

Ni Angus Freijó ni Álvaro Alcázar son unos recién llegados al entramado galerístico madrileño, pero ambos afrontan la temporada en un nuevo local. Dos son las razones que invitaron a la primera a hacer las maletas: «Tras ocho años de actividad, era el momento de abandonar el espacio en General Castaños, y tender hacia algo menos doméstico, más a pie de calle, con otras dimensiones. Todo ello daba pie a nuevos fichajes, a depurar cosas».

El que fuera antiguo despacho del político (antes galerista) Agustín Rodríguez Sahagún se convierte ahora en una galería de 400 metros cuadrados (240 más que su antecesora) tras la rehabilitación llevada a cabo por Juan Cuenca (de Equipo 57, al que no representa esta firma), donde uno de sus grandes reclamos será la biblioteca, que muy pronto será inaugurada. Freijó Gallery llega a la calle Zurbano, 46 («cerca de donde estaba, para continuar en un circuito que me es natural») junto a la artista Rocío Garriga, en una muestra que se vende como declaración de intenciones de la nueva empresa: «Ella es mujer, española y muy joven». Aún así, la firma seguirá apostando por el conceptual, la performance y la poesía visual que tan buenos resultados le han dado.

Por su parte, la crisis obligó a Álvaro Alcázar a dejar su local de 800 metros cuadrados en la calle Hermosilla por algo más manejable: «Lo que iba a ser algo temporal se convirtió en un proyecto de 10 años al que ahora había que buscarle otro escenario». El galerista aprovecha el traslado a Ferrer del Río, 5, no solo para buscar soluciones a la cada vez más difícil tarea de llenar las galerías, sino también para diversificar negocio: «Desde el 15 de noviembre nos trasladamos al barrio de La Guindalera, sin mucha tradición galerística, si, pero para continuar desde allí con la promoción de artistas y abrirnos también al diseño y las artes decorativas con una pequeña tienda». La idea es ir generando eventos (el nuevo espacio apostará por otros formatos, por ejemplo, «proyectos invitados» con una sola obra), en ocasiones fuera de sus límites, y devolverle a la galería el espíritu que ésta tuvo en el pasado de lugar de reunión, y que Alcázar aprendió con una buena maestra: su madre, Carmen Gamarra.     

Angus Freijó en su nueva galería
Freijó Gallery. Zurbano, 46. En exposición:_Rocío Garriga. Álvaro Alcázar. C/ Ferrer del Río, 5. Desde el 15 de noviembre.

Punto y seguido en Valencia

Se puede decir que la galería Punto, en Valencia, es una de las decanas en la ciudad del Turia. Vio la luz a comienzos de los setenta, de la mano de Miguel Agraït y Amparo Zaragozá, que apostaron por esos creadores de un panorama internacional del que estaba tan necesitado el yermo escenario nacional. A la muerte hace unos cuatro años de ella, su inspiradora, sus hijos, Nacho y Miguel, dan pie al primer «reseteo» de la firma, con la puesta en marcha de Área 72: un ámbito en los bajos del local en pro de propuestas que investigasen el presente. Se trataba de reinventar la idea, pero no de golpe… Algo que tuvo lugar el pasado año: la galería cerró sus puertas para dar un giro copernicano. La venta de los fondos históricos de la firma es lo que ha permitido contar con el presupuesto necesario para la adquisición de un nuevo local y una filosofía a estrenar en la que los ritmos los marca la contemporaneidad.

«Lo más complicado era sacar la carga histórica de un proyecto que tiene ya muchos años, pero que era algo necesario», confiesa Jorge López, asistente de Nacho Agraït, actual propietario de la marca. Como otras galerías «periféricas», la tentación de saltar a Madrid también estuvo allí, aunque al final se apostó «por no caer en ese agujero negro y mantenerse en Valencia, una ciudad en la que la propuesta puede crecer de manera ordenada y donde están pasando cosas gracias a la reactivación del sector llevado a cabo por instituciones como Bombas Gens, un nuevo IVAM, la cada vez mayor actividad del Centro del Carmen, pero donde aún falta un mayor compromiso del empresariado con el sector cultural».

El nuevo espacio hizo las presentaciones la semana pasada con Manuel Vilariño en Abierto Valencia, en un nuevo entorno (el denominado segundo ensanche de la ciudad levantina, cerca del Palau de la Música), «más tranquilo, quizás más burgués, alejado del centro, pero más dado a las nuevas propuestas». Su sala diáfana está acondicionada para todo tipo de iniciativas artísticas, con una pared móvil que permite las compartimentaciones, si fueran necesarias.   

Nacho Agrait y Jorge López, de Galería Punto
Galería Punto. Valencia. C/ Burriana, 37. Director: Nacho Agraït. Exposición actual: Manuel Vilariño.

Fail Studio, o el derecho a fallar

No solo los galeristas se lanzan a la apertura de nuevas firmas. También los artistas tienden cada vez más a espacios multifuncionales en los que producir, pero también exhibir su propia obra. El último en llegar es Fail Studio en Murcia, del pintor Daniel Barceló, un ámbito de experimentación en el que su promotor se arroga incluso la «posibilidad de fallar»: «Fail Studio nace de la necesidad de seguir dedicándome al arte a pesar de la precariedad del sistema. Este va a ser fundamentalmente mi taller, el lugar en el que trabaje, pero también el que me permita dar salida a mi obra, mostrarla y vendarla, mientras genero un espacio de comunicación y un ámbito para el desarrollo de proyectos externos».

Barceló, que se ha inspirado en fórmulas ya existentes como El Gabinete de Eduardo Hurtado o La Juan Gallery de Juan Gómez Alemán, cree en el ensayo y error como metodología. De ahí el nombre de su propuesta: «Yo no tengo experiencia en la gestión. Me estoy otorgando una licencia para aprender, un contexto en el que avanzar desde la caída». No está tan solo en su aventura: El nuevo espacio viene apadrinado por los galeristas de T-20 (que en realidad se convierten en sus caseros), de forma que la cercanía de locales da lugar a un minicircuito en un contexto, el murciano, que no es excesivamente propicio para el arte contemporáneo.  Un total de 60 metros cuadrados a pie de calle que, tras una reforma, han convertido en cubo blanco lo que antes fuera un bar, acorde con el espíritu «nocturno, y algo decadente» del barrio en el que se asienta la propuesta, el de Santa Eulalia, en la ciudad.

La financiación del mismo llegará a través de la organización de talleres, el alquiler del espacio para otros eventos culturales (presentaciones, charlas…) y, obviamente, la venta de obra. Su puesta de largo tuvo lugar a mediados de septiembre, con una muestra con trabajos recientes de su promotor: «Tuve la suerte de vender alguna pieza, pero no puedo predecir si eso se repetirá. No sé cuál será la deriva de lo que he comenzado, pero voy a dejarme llevar».  

Daniel Barceló en Fail Studio
Fail Studio. Murcia. C/ Vitorio, 25, bajo. Promotor: Daniel Barceló.  

La pica en Londres de Wecollect Club

No solo importamos galerías. Wecollect, el club de coleccionistas y asesores de arte capitaneado por Enrique del Río y Amaia de Meñaka, se dispone a dar el salto a Londres desde el próximo 3 de octubre. Ellos pusieron en marcha hace cuatro años un nuevo modelo de negocio que daba un giro al concepto tradicional de galería y que fraguó en marzo de 2017 en una sede expositiva en Madrid: Son los 200 maestro cuadrados de Castellana 22, en los bajos del Hotel Villamagna. «Hay que dejar claro que nosotros seguimos funcionando como asesoría, de forma que no representamos a los autores que exponemos. Les apoyamos fomentando sus ventas, no exponiéndolos. Pero sí que es verdad que en este año y medio hemos dado oportunidades a creadores que no tenían galería, como Rubén Rodrigo o Elvira Amor, o que celebraban con nosotros su primera individual, como Carla Cascales».

La firma se expande a un contexto que le es natural, el mercado anglosajón, y abre ahora, aprovechando el tirón de la feria Frieze, un segundo espacio en Londres, en un local que cuadruplica la superficie de Madrid en County Hall, un edificio céntrico y con «solera» en el que en su día estuvieron las instalaciones de Saatchi. Desde allí, Wecollect sigue apostando por el arte español, el portugues y el latino, en un modelo que conjuga la promoción de los artistas con el feedback recibido de sus propios clientes, «a los que la firma ya les da confianza y seguridad».

Desde la capital inglesa, esta segunda pata de la iniciativa española se ocupará de exhibir la obra de autores con cierta trayectoria ya en nuestro país (como Elena Alonso) pero cuyo trabajo no se ha hecho tanto eco en el extranjero. En este sentido, Dandy’s Match, título de la propuesta con la que se dan a conocer en Reino Unido, será la primera individual de Miki Leal en suelo británico: «En County Hall se da además la paradoja de que cuento con más espacio que en mi galería en España –confiesa el sevillano–, lo que nos ha permitido montar un proyecto que sirva también para repasar mi trayectoria sin ser una retrospectiva, con algunas piezas nuevas, que ocuparán su fachada exterior».

Enrique del Río y Miki Leal en WeCollect Londres
County Hall Gallery. Londres. Belvedere Rd. Riverside Building. Promotores: WeCollect. Desde el 3 de octubre

Próximamente en sus pantallas…

También se avecinan cambios en breve en espacios de Valladolid, Barcelona y Valencia. La primera será abandonada por LaGran, que traslada su sede a León: «Me he hartado de la ciudad –admite Pedro Gallego de Lerma, su propietario–. Allí no pasa nada». Un Patio Herreriano en horas bajas y un «contexto inexistente» invita al galerista a apostar por una urbe en la que ya vive: «El cambio supondrá menos desgaste y más energías para focalizar un mejor proyecto». Él ocupará un local más pequeño, cancelará su programa de residencias, y todo lo ahorrado servirá para preparar más ferias y «buscar alternativas que me permitan también poner un pie en Madrid». Aún así, no se desliga de su espacio en Valladolid, que funcionará como almacén y espacio practicable cuando sea necesario.

Desde Valencia, Espai Tactel también asume que, tras siete años, su proyecto «se ha hecho mayor» y necesita más espacio. La idea de sus dueños, Ismael Chappaz y Juanma Menero, es asumir que «el arte es un modo de vida», de forma que su propio domicilio en el barrio del Carmen se transformará en su galería. «No nos planteamos cambiar de artistas, la línea será la misma. Es más: puede que vaya a más. No se trata de apostar por un nuevo modelo tanto como por un proyecto cada vez más personal». Desde julio, su galería en Ruzafa permanece cerrada. Hasta la apertura de la nueva, en marzo de 2019, irán haciendo apariciones putuales, en ferias, como Estampa, o con formatos «pop up».

Y en Barcelona, los alquileres abusivos llevan a dos galerías «muy diferentes en cuanto a línea, pero similares en cuanto a procederes», a cerrar sus respectivos locales y alquilar uno en conjunto. Se trata de Art Deal Project (Isabel Lázaro) y El Catascopio (Rebeca Méndez). Sus responsables propugnan por trasladar el modelo de residencias para artistas a galeristas, de forma que su apuesta (aún sin nombre), que se traslada a Montjuïc al calor de otras firmas como Carles Taché, funcione como espacio de coworking y vivero de artistas. «Este es un reto enriquecedor –explica Lázaro–. Pretendemos mantener la identidad de cada firma dentro del proyecto conjunto por la trayectoria de cada una y el compromiso con artistas y clientes». Una nave industrial de 120 m2, antigua fábrica de vidrio, contendrá sus iniciativas desde noviembre.   

Ismael y Juanma, dueños de Espai Tactel

Texto ampliado del publicado en ABC Cultural el 29 de septiembre de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *