En el estudio de Estefanía Martín Sáenz

Calor, color y brillo en el estudio de Estefanía Martín Sáenz

Hace una año, la artista Estefanía Martín Sáenz alquiló una casa y conquistó un pequeño logro personal: contar por vez primera con estudio propio. Ésta no es su vivienda, pero sí un lugar en el que se respira calor de hogar, custodiado en todo momento por su gata Chanel

Estefanía Martín Sáenz con Chanel en su taller ( Foto:  Isabel Permuy)

Estefanía Martín Sáenz lo tenía muy claro. Cuando hace ya un año largo se puso a buscar estudio, no quería acabar trabajando en una inmensa nave industrial. Tenía que ser algo coqueto, ni muy grande ni muy pequeño, con cierto calor de hogar. Pero tampoco demasiado hogareño. De hecho, desde que dejara su Bilbao natal hace dieciséis años, ha acabado recalando en hasta cuatro hogares (pisos compartidos) en los que el salón terminaba estableciéndose como taller improvisado; un taller que había que recoger a última hora para no interferir en las actividades cotidianas del resto de inquilinos. Continuar leyendo “En el estudio de Estefanía Martín Sáenz”

Fantasías animadas en la buhardilla de Alejandro Calderón

No son muchos los metros cuadrados en los que el joven Alejandro Calderón desarrolla su labor pictórica. Pero suficientes para que en ellos se despliegue todo un universo casi mágico en el que la luz que entra por las pequeñas ventanas es capital

Alejandro Calderón en su estudio (Foto: Óscar del Pozo)

Esta tarde somos cuatro personas en el estudio que Alejandro Calderón tiene en Madrid: mi compañero de vídeo, nuestro fotógrafo, el artista y yo mismo. A todos, menos al pintor nos cuesta moverse por el espacio. El resto, golpeamos constantemente con la cabeza en su cubierta abuhardillada. Él no. Él se mueve como pez en el agua: zigzaguea, hace requiebros, esquiva los golpes y a nosotros mismos con total naturalidad. Calderón despliega su taller de pintura en el que es el salón de su casa. Yallí reparamos en dos ventanas (una en un lateral, frente a la cámara que le graba trabajando; otra en la pared que se salva del desnivel). Ambas proporcionan una luz inusual, tamizada; una luz que introduce en la estancia el cielo de Madrid que se otea desde las mismas y que enmarcan. Continuar leyendo “Fantasías animadas en la buhardilla de Alejandro Calderón”